Friday, February 27, 2009

Noticias eSpiral

eSpiral 22----- El día 3.
No me había percatado
que este mes solo tiene 28.

Thursday, February 19, 2009

Hoy.

Tengo un día en metáfora absoluta.

Hoy tengo todo.

(Y si logro, permanecer en esa percepción y
frecuencia todos los días.)

Soy la mujer más
féliz del mundo.

Tuesday, February 17, 2009

Dedicarse a la docencia presupone lo siguiente:

01. No caer producto del nihilismo -decadente- de los estudiantes.
02. No caer producto del nihilismo -decadente- de las instituciones.
03. Cuidar el cuerpo excesivamente. A propósito de W. Reich. Mantenerse
libres de corazas energéticas. Lo cual, implica obviamente:
04. Mantenerse lo más sano posible en términos psicológicos y corporales.
05. Acudir a terapia física y psicológica.
06. Comer bien. Dormir bien. Tomar hierro-calcio. Agua mucha agua.


V o l u n t a d de P o d e r

Wednesday, February 11, 2009

!. Pensando en el enneagrama sufie y la música electrónica.
Despúes de contemplar un performance de Reinhard Voigt-

Tuesday, February 10, 2009

La gratitud como concepto tierra en la ciudad: Una reflexión a propósito de Tijuana.

Hay cierta atmósfera en el inconsciente colectivo que vincula a Tijuana con una prostituta. Esa figura despreciable, en todos los contextos específicamente cristianos. Aunque, para Jesús no resultaba nada abominable, el poder relacionarse con una figura femenina de dicha naturaleza. Tijuana como Magdalena ha sido injuriada, una y otra vez, por aquellos que cargan con el esquema mental de un arraigo pecaminoso hacia la imagen del mundo de éste territorio.

A nadie le gusta nacer. Ser expulsados, sin pedir permiso. Mucho menos que se les relacione con una figura marginal dentro del flujo y reflujo universal del ethos histórico. Todos de una u otra manera quisiéramos permanecer en el estadio perfecto del útero. La herida del arrojo –Sorge en la visión de Heidegger- es una marca con la que luchamos a lo largo de nuestra vida. En cierta medida, todos tenemos un desprecio inconsciente hacia la figura maternal. Madre y prostituta, resulta ser la perspectiva que permanece oculta. En ese pequeño desprecio por la vida.

Pocas veces he escuchado, a alguien que se atreva a debatir y refutar dicha afirmación legitima en el discurso colectivo; ya sea, desde las industrias culturales, o desde, la vida familiar. Y bien, esto es en consecuencia de ese desprecio hacia el simbolismo marginal que representa la mujer que se dedica a ganarse la vida con la venta de su cuerpo. Ser mujer y prostituta no es cool. Tijuana alude a cierta postura femenina más que apostar por lo masculino. Nuestro concepto de lo femenino esta muy desgastado, ya sea desde las teorías de género, o desde los reality shows.

La ciudad como referencia maternal queda saboteada dentro del conceptual estético predominante. El arquetipo de una belleza primigenia y autentica se devela ausente entre toda esta confabulación de discursos de los habitantes, que piensan que la ciudad que les otorga asilo y cobijo, en cierta manera es despreciable. Es común escuchar que Tijuana es fea: ¿Cómo es Tijuana? Fea. ¿Cómo es Tijuana fea?. No saben responder otra cosa, claro, existen sus excepciones. No obstante, esto no es más que un juicio legitimado por los discursos de moda, de cierta idiosincrasia, que se resguarda ante la simplicidad de la belleza de revista barata.

En ocasiones, he experimentado manifestaciones de cierta vergüenza en diálogos sostenidos con personajes extranjeros. Al no poder insertar dentro de su discurso, toda una serie de edificaciones rimbombantes, que denoten belleza y clarificación. Orgullo por la ciudad, al igual que con los vecinos, regidos por una vanidad avasalladora dentro de “lo bonito” como punto de partida de todos sus ideales a alcanzar. Es como esa gente que lo primero que observa es la pseudo-belleza física de los humanos, antes de percibir por ejemplo, el brillo de sus ojos o la vibración energética de su cuerpo.


Y no es otra cosa, más que ese prejuicio occidental que heredamos de los Griegos, y luego de los Españoles. El prejuicio de la ciudad de Dios. Toda luminosa y perfecta. Sin comprender objetivamente, que todas esas referencias, más que identificarse con una representación arquitectónica material, alude a un estadio de la conciencia. El no ser lo suficiente humilde para agradecer la tierra que habitamos, es una falta de respeto, no sólo por la dimensión espacio-temporal presente en la que vivimos, sino para el resto del planeta. Eso, de la arquitectura-fashion non plus ultra carece de valor para el universo.

Rendir gratitud hacia la tierra que nos otorga la habitación del Ser, es en cierto ritmo, una coloración carnal en la que curamos nuestras existencias. Aquí, pasa la vida, en su excesivo temporal. Los hijos que nos dejamos cobijar por Gaia pocas veces tenemos la conciencia de la gratitud. Somos malagradecidos, como se rumora por allí. En ocasiones, somos como aquellos personajes que no llevan a la praxis el rito de las gracias, aunque sea a modo costumbrista. A Tijuana, pocas veces le damos las gracias ni por educación. No dejamos de verla como una prostituta a la que nada le debemos.


Hay que percibir la gratitud como un concepto clave en el que pulsamos la raíz tierra, al igual como lo perciben los Tarahumaras, en su modo de ser en el mundo; el cual es una práctica constante de la metáfora que significa estar vivos y en sintonía con los elementos de la naturaleza. Pues bien, la tierra nos cobija cuando la mantenemos contenta, es decir, mientras somos agradecidos. A la madre no le importa si perteneces a cierta casta o jerarquía institucional. La ciudad cuida a todo aquel que es consiente de las circunstancias existenciales que la vida otorga en esta dimensión de vida. La gratitud es un acto afirmativo, de ritmos fuertes y certeros, cuando uno se plega a la sinfonía que denota su caminar. Dar las gracias es una metáfora radiante, la cual, hemos olvidado poco a poco, ante el estadio indiscriminado de sabotaje informativo, en el que nos sumergen cruelmente los periódicos. Pero, los periódicos, nunca han entendido al lenguaje. Mucho menos, la gratitud.


La gratitud no es una connotación teológica cerrada. Es un ritual que deviene en acotaciones silvestres y ligeras; que nos compromete a mantener la visión en un enfoque realista, eliminando el vicio del antropocentrismo. No somos el centro, y no necesitamos seguir leyendo a Derrida, para entender actos tan sencillos. En la frecuencia que aprendamos a percibir la celebración de la cuaternidad aunada al acontecimiento de la gratitud; pulsaremos en una sanación, que no sólo beneficiará a nuestro trillado y desgastado yo, sino que beneficiará al resto de la comunidad. Hay que limpiar nuestros prejuicios, y empezar, a percibir a Tijuana sin el látigo a la que se le ha condenado por su supuesta fealdad. Gratificar, a esta tierra, es la invitación presente, pues nos guste o no, es la única que nos cuida en este momento. Rendir gratitud hacia la tierra que nos otorga la habitación del Ser, es en cierto ritmo, una coloración carnal en la que curamos nuestras existencias. Seamos pues, bienvenidos y gratos.

Friday, February 06, 2009

Querida Tiroides:


A veces creemos que estamos locos y eso nos hace sentirnos interesantes. Ocurren lapsus de pérdida de conciencia y eso nos maravilla: por fin se manifiesta algo real más allá de un deseo. Los lapsus se vuelven más frecuentes e involuntarios entonces causan cierta angustia que nos hace sentir más dentro. Creo que por eso en general buscamos voluntariamente drogas, música y nuevos tonos de voz, viajar, sentir aire fresco y dejar de pensar. Pero la locura se vuelve dolor, el cuerpo hace su primera manifestación física, los ojos lloran, sentimos arena dentro, la ansiedad nos dificulta la respiración, la piel pierde su humedad, buscamos el calor. Empezamos a carcomer nuestros sentidos. Creemos que debemos adherirnos a prácticas new age, algunos buscan dioses, otros se tejen altares de placer propio o estimulación de ego, comenzamos a ignorar a los demás, perdemos la comunicación, todo gira a nuestro alrededor, somos el único pasajero de este cuerpo que se siente Yo.
Sí, podemos pensar que las palabras lo han provocado todo, que nuestra energía tiene una baja frecuencia, que nos falta unidad con el uno, que debemos prestarnos toda la atención y todo el placer, que debemos ser egoístas y ser dueños absolutos de nuestro tiempo, que no debemos pensar en nadie más. Pero no es así. A veces sólo es un ojo que creció como consecuencia de haber dejado de cantar, como consecuencia de no querer cruzar la línea entre lo que nos hace terriblemente infinitos, como consecuencia del temor, como consecuencia de la devoción, como resultado de la desilusión y el desamor…
Pero ten paciencia amiga. Recuerda que te quiero y que estoy contigo aunque estés tan flaca. Trata de pensar menos y llama cuando quieras.

Un gran abrazo

Tuesday, February 03, 2009

----Lisboa----

Prezada Sra.:

Antes de mais, endereço-lhe os meus mais cordiais cumprimentos a partir de Portugal. Queria, em primeiro lugar, deixar o meu mais sincero elogio pelo seu excelente projecto editorial, o qual tive oportunidade de conhecer através do vosso espaço na Internet...

Blog Archive