Tuesday, April 27, 2010

la metafora del collar. sin acento.


Un collar hermoso es un collar perfecto para un día de práctica de tai-chi. Algo comercial. 
¿Ambos eventos? Dos horas de eventos. Pasan sucesos temporales. Arena en la computadora. Es un desastre: el collar, la cerveza, y la computadora. Están llenos de arena. Nadie quiso volver a recoger basura en la playa. “Después de la foto”. Fue la frase más honesta e inteligente que escuche durante esos segundos. Yo quiero aparecer en la fotografía ecológica para el Facebook. I love mi planeta. Esa frase inteligente combina con un texto que se llama la caridad como momento fashion. Pertenecen a la misma axiomática. En distinto nivel. O tal vez. En el mismo. Creo que no tiene coherencia alguna con la frase de la semana que escuche algunos días en la secretaria de economía: “soy 100% católica”. Era la justificación para un discurso sobre salud. Un discurso tonto sobre salud que decía algo así: no hay que comer carne, por eso enfermamos. Pero: soy 100 % católica. No vaya usted a pensar que pertenezco a alguna secta o algo así. Su cerebro 100% ecologista posa perfectamente bien en Facebook. Ignoró si coinciden ambas estructuras cognitivas en algún tiempo. La ecológica y la católica. La primera manifiesta un afán de pertenencia a algún grupo. Ahora que está de moda la ecología. La segunda presupone la careta de la bondad. Si eres católico eres bueno y honesto. Si eres ecologista eres limpio y amas la naturaleza. Como decía anteriormente. Ignoro si coinciden en el mismo nivel. Por eso, me gusta ponerme un collar fuera de lugar, me agrada experimentar, los juicios valorativos que pueden arrojar encima de mí, con un collar fashion en un evento ecologista y new age. El collar supongo que coincide con la fiesta de la noche, a la cual, no acudí por asistir mis obligaciones maternales. El collar se salio de tiempo y escenografia. No encontró coincidencia alguna. Hasta que volvió aparecer al final de algún discurso unas horas más tarde. No entiendo nada de tu moda. La próxima vez asistiré con unas zapatillas rojas a un evento ecológico. No apareceré en la foto, porque estaré recogiendo vidriesitos. Amo el planeta. Por eso, prefiero no emitir juicios. Aunque, después toda llena de arena. Una persona con apariencia de hippie –según, mi connotación cerebral- quiso ofrecerme algo de ropa. Pero no combinaba con el collar y mucho menos con la vibración de ese momento. Fui honesta: agradezco tu ofrecimiento, pero no me gusta tu moda hippie. Yo también porte esa moda, algunos años. Pero, como no me interesa seguir en el mismo personaje por todos los tiempos. Entro en la experimentación: se ven re-bonitos esos aretes largos con el Ser y el Tiempo por un ladito. Por tal motivo, me quite los tacones el día del evento poético. Imagine que estaría lleno de chicas pseudo-feministas. Los tacones y el cabello peinado lo relacionan con “chica tonta”. Entonces para volver a ser inteligente. No me peine, y me quede con los zapatitos de piso. Es extraño esto del acomodamiento de las categorías y la axiomática ancestral. Sobre todo: los juicios y traumas. Por cierto: para ser buena persona y amar a todos, no se necesita ponerse, huaraches para bailar el tambor, y escuchar música electrónica no significa que no pueda bailar música de tambor. Y todo no significa nada. La semiótica ha muerto sobre su propio límite. Atrás del holograma no hay nada. No hay nombres en la zona muda. Es lo único que recuerdo de Enrique Lhin. Ahora lo único que deseo, es quedarme, sin juicios por algunas horas. Envuelta en cualquier disfraz momentáneo. I love you.

Monday, April 19, 2010

Asociaciòn.

Me resulta gracioso e irònico, que me lleguen convocatorias para una asociaciòn producto
de mi imaginaciòn, en una tarde cualquiera platicando con un buen amigo.

La pregunta es:

Concursar o no concursar.

absurdum in parvum

Por cierto: ponganse a escribir que en estos dìas ya sale la eSpiral impresa. Y este mismo año
cumple 5 años de existencia.

Saturday, April 17, 2010

Friday, April 16, 2010

Pablo Bolivar.-music-

aquì

Saturday, April 10, 2010


Observaciones cotidianas.

Pienso: documentar qué pensaron los demás para después analizarlo no es pensar. Decido escribir un diario de observaciones. Es más divertido. Al menos por el momento. No quiero argumentar.

Llego hambrienta a la comida china. En la mesa de enfrente. Están dos chicas sentadas: gordas y vestidas de negro. Empiezo a deletrear toda su mascaró logia. Imagino su infancia. La carencia afectiva en la niñez. Toda la pantomima escenografica de unas niñas que sólo escuchaban gritos y violencia. A todas horas.

Son muy agresivas. Lo veo desde mi mesa a 3 metros de distancia. Con sólo verlas sé cómo se mueven. No necesito tocar su piel para saber el grado de congestión de su musculatura. El color de sus defecaciones al acudir al sanitario. El aroma de su sudor. También sé de qué van a morir.  No obstante: prefiero eliminar el juicio.

Observo cómo sus desgracias comunes las ha convertido en amigas.  Suena el celular de alguna de ellas. Un heavy metal apestoso, como dice, alguno de mis alumnos. Piden la cuenta y cómo es común discuten sobre dividir o no dividir el dinero. Dice una de ellas: yo pago. No. –dice la otra- , tu me pagaste la última pisteada. No hay problema por eso. Luego, siento como se tienen un poco de cariño. Intuyo adelantadamente que no les gusta la escuela. Y que sólo bajo la ocurrencia de  un milagro cambiará radicalmente el odio que sienten por el mundo.

No entiendo dicha genealogia karmica. Ignoró absolutamente qué hicieron esas almas antes de llegar a lo que son en ésta vida.

lichtung in parvum

No sé si algún día se conviertan en damas de sociedad. O en alguna otra ridiculez. Total: toda personalidad es algo falso. Camino es camino dice el dharma. Pero sería chistoso. Observar cómo un día de esos. Una de ellas empieza a cantar una canción ridícula. Una de esas que salen en la radio común. Y que jamás me entero de su existencia. Hasta que escucho alguna alumna “cursi” tarareándola. Y ahora: ¿ en torno a qué giraría su discurso? Su vocecita salvaje se transformaría en una voz despreocupada y dulce. De esas voces que nacen producto de unos padres funcionales. De esos que te resuelven la vida hasta los 30. De esos que te dicen que estudiar cómo y dónde, cómo comportarte para ser éxitoso, y todo el instrumental de herramientas de sobrevivencia normal: dientes derechitos y blancos, un aroma agradable de su crema “victoria secret”, su polvito Dior o Chanel, etc. Zapatos brillosos, cabello sedoso. Y todo bonito. Esas chicas que se sienten bonitas aunque estén feas porque sus padres les dijeron “bonita” todos los días.

Ya no usarían ese maquillaje corriente del Waldos. Ni tampoco se preocuparían por ir a escarbar al sobre-ruedas sobre los montones de ropa para ver si por orden del destino encuentran algo más o menos decente y barato. ¡Qué gracioso!

Pero: ¿Y qué harían ante una catástrofe natural?

Obviamente una posibilidad, bajo su nueva vida rosa y ordenada. Sería: Morir al menor descuido. Su psique es frágil y débil. Jamás han desarrollado  ira. Su poca violencia consiste en bajar el tono de la voz y agudizarlo lo más posible para obtener algo de sus padres cuándo no  les quieren comprar algo en específico. Apretar sus ojitos y si es posible soltar una lagrimita, para que el chantaje resulte efectivo. Hecho: Morirían de hambre a los pocos días del temblor.

Entonces mejor que vuelvan a su vida pasada. Pues si viven la catástrofe ya saben cómo robar comida. Su psique está entrenada para aguantar todo tipo de desgracias. Tienen una coraza fuerte y arraigada. Hasta para cargar con las niñas rosas que se encuentren en el camino.

Luego, pregunto: ¿Cómo funcionan las jerarquías espirituales? ¿Dónde está lo mejor o lo peor? ¿Dónde inicia la pregunta por la existencia misma?

¡Va yo y mis preguntas intelectuales! Tal vez, soy igual de rosa porque tengo tiempo de escribir toda esta serie de arbitrariedades. Pero, sería chistoso relatar como una chica punk se convirtió en un ser espiritual.

Mejor tomo agua y mastico bien mis alimentos. Todo lo demás carece de importancia.

(Dejo de escribir)
Voy al baño.

 Regreso y abro un libro sobre presocráticos al azar:

Pitágoras sostenía que el alma es inmortal porque pasa también a seres animados de otra especie; luego, lo que ha sido se repite a intervalos regulares; por ello, no hay nada verdaderamente nuevo y todos los seres han de considerarse como pertenecientes al mismo género. Para Pitágoras, la mejor doctrina es la que libera al alma del dolor y del placer; en virtud, los pitagóricos procuraban el fortalecimiento de los ánimos mediante el ejercicio de los cuerpos en las fatigas. (Strabo, Ed. Casaubon, XV, 716-14,9)

Sincronía: la cita textual se emparentó con la escena de la comida china. Jung y Pauli. Es la onda.  Luego con las chicas rosas. Luego con mi salida de la biblioteca. Luego con las ganas de no escribir ningún final. Sino: sólo observar. Observar mascaras. Transcribirlas en el blog.



II

Wednesday, April 07, 2010

Blog Archive