Wednesday, July 28, 2010

campos mòrficos

  Rupert Sheldrake define así los Campos Mórficos:


Los campos mórficos, como los campos conocidos de la física, son regiones materiales de influencia que actúan a través del tiempo y del espacio. Se localizan tanto en los sistemas que organizan como a su alrededor (…). Son patrones organizados de influencia potenciales, y pueden volver a aparecer físicamente en otro tiempo y lugar, en el momento y lugar en que las condiciones físicas sean adecuadas (…) contienen una especie de memoria acumulativa y tienden a ser cada vez más habituales (Sheldrake, 1990: 16).

Tuesday, July 27, 2010

Interconexiones conceptuales. [Filosofía-física-biología]

[1.0]

Estamos vivos y muertos. Todo el tiempo. En la metáfora del gato de Schrôndinger. Andamos y no andamos. Otra vez: Parmènides-Heráclito. Lo siento por los que no pueden comprender; que somos y no somos al mismo tiempo. Más aún: lo absurdo de interpretar la vida desde la causalidad. Bastante tiempo de Hume. Bastante la distancia de Schrôdinger respecto al observador. Demasiada plusvalía teológica en la observación. Ahora entiendo la concepción teleológica de la ciencia en Derrida.

Demasiados nombres.

Pero Benjamin no andaba tan perdido en su noción animista del lenguaje. Antecedente temprano a la especulación de la ciencia biológica sobre todo: Sheldrake-Kemmerer-Prigogine.

¿Matar la secuencia legal de la lengua? Vía imposición lingüístico-gramatical.


[2.0]


La normalidad del pensamiento occidental (Khun) es producto de la creencia en el orden cartesiano. La última revolución científica –la holográfica y la quántica- están muy lejos del boom tecnológico actual. Existe pues, un olvido del Ser (Heidegger) y por lo tanto del pensar.

Bohm reveló con gran lucidez que pensar nada tiene que ver con medir y mucho menos con analizar: No hay comparación: todo el universo se pliega sobre sí mismo. Este pensar coincide con los presocráticos, pero no desde un pensar analítico –aún no existía- sino como un pensar metafórico. Sus iniciaciones astrales no tenían representaciones fenoménicas; la imagen como esquema conceptual (Kant) no era necesaria en sus vibraciones cognoscitivas.

El holomovimiento del orden implicado (Bohm) es el anti-espacio (Bergson) por donde fluye el pensar atemporal que todo conoce y poco nombra.

Mejor aún: es la transgresión a toda coyuntura representativa en la que oscila el pensar esclavista-instrumental que todo divide (Adorno).

Entonces una ateoría-ahistórica-aconceptual es y no es:

Alguna salida próxima para la filosofía, la ciencia y el arte; es percibir y vivir desde el orden implicado. Lo cual presupone dejar de pensar. Efectuando una retroprogresiòn (Paniker) hacia la lucidez directa de la conciencia, tal y como lo meditaron los taoístas. De no posicionarse en dicha vibración; el espíritu universal de lo humano seguirá siendo preso de ideologías alienantes (ego-poder-materia); por nombrar sólo algunos. Sin recuperar la primera visiòn:

La mirada libre, la mirada niño, que todo contempla y nada juzga.

Monday, July 26, 2010


[ la rodilla de lao tse ]


Una rodilla hegeliana es una bola de hueso en acero hostil. Por algunas coincidencias dialógicas. Por sincronía: la ambición que presupone lo absoluto. Entonces la substancialidad ósea que sostiene al cuerpo en su andar; se ve implicada en un proceso de descalcificación sonora. Cuando no logra precipitarse en el vuelco constante del devenir: no baila al ritmo. Trota si acaso según la velocidad del momento en turno. En la manipulación constante de lo que acontece. Pues, sí no,  pierde el control. Es ciega de la inocencia del devenir. Está sedada en el cálculo constante de posiciones –tanto espaciales, como humanas-. No puede imaginar escenas precisas sin actuar.

El movimiento es algo poco entendible. Aun regimos nuestra vida por proyectos futuristas. A decir de la rodilla hegeliana: somos demasiado estacionarios. ¿Cuántos bocetos ilegibles de escenas del pasado rondamos una y otra vez; sin lograr al menos digerirlos?

            La rodilla hegeliana es una de esas estructuras pensamentales que mueren entre los sesenta y setenta años. Desconoce el misterio del wu-wei. Por eso muere a muy tempranas horas. La longevidad es algo no necesario dentro de sus proyecciones controladoras. En cualquiera de sus introyecciones –tanto externas como internas-. Posa en la paranoia constante del desalojo o perdida de posición instrumental. Es en pocas palabras la mente calculativa que no deja que las cosas sucedan.

            En cambio la rodilla de Lao Tse permanece serena ante las mutaciones del universo. No se ve afectada por ninguna posición espacio-temporal. La descalcificación sonora es un fenómeno ausente. Este tipo de rodillas saben bailar ante cualquier escenificación de la existencia. Ruina y gloria son indiferentes para los portadores de este tipo de cuerpos. No tienen miedo de perder un trabajo. No pasa por sus labios la palabra difícil. Es en pocos sonidos una espiritualidad al margen del control. No manipula nada porqué no tiene nada que perder.


[ hay otro tipo de rodillas,
quizá las dibujemos después]

Sunday, July 25, 2010

Wednesday, July 21, 2010

El gato de Schrödinger

anticuento


[[[[]]]]]

Si hablamos de rodillas hegelianas. Podemos hablar de codos bergsonianos. Pestañas heracliteanas e intestinos borgeanos.

Algo muy raro es el cuerpo. Mi ovario izquierdo sigue inflamado. Y no entiendo porqué. Las manchitas del pensamiento han desaparecido. Poco a poco logro domesticar mi adicción a fruncir el entrecejo. De vez en cuando le doy unos pequeños golpecitos. Para cultivar la clarividencia. No entiendo que indica la textura de mi saliva cuando la luna está a la mitad. Apenas alcanzo a comprender el ritmo de mi respiración a las siete de la tarde. En ocasiones las venas duras de mis manos. Me inspiran voluntad. Un día quise aprenderme de memoria el espacio exacto de las rayitas de los dedos. Luego lo olvide. Y por supuesto: pensé que no sabía el significado exacto de las rayas en mi cuerpo. Pero aún no estoy tan loca como un ex novio que me sugirió observarme por varias horas frente a un espejo sin moverme. No estoy preparada para eso.


Si hablamos de rodillas hegelianas. Podemos hablar de codos bergsonianos. Pestañas heracliteanas e intestinos borgeanos.

Podemos simular un final.

ç[[[[[

Tuesday, July 20, 2010

Xue [sangre]

I

La obsesión por sus lecturas hegelianas le explota en las rodillas. La sangre toma un reposo forzado en su ovario izquierdo. Al mismo tiempo fluye hacia sus pies de manera pausada por los muslos. Trata de esquivar la frescura de la dermis que poco a poco le oscurece el paso por algunos brotes de colores agrios. Son las temporadas de lectura excesiva. La que le producen esas varices recién nacidas que luego logra desaparecer tras algunos masajes rigurosos. No termina de comprender cómo la calidad de su pensamiento –cualquiera que éste sea- debilita el grosor de su sangre. Desquiciando el funcionamiento orgánico en múltiples direcciones que aún desconoce.

II

No acaba de comprender el no valor de la erudición. Mucho menos el alto rango del silencio en las meditaciones de los sabios. Una comprensión acida en su bazo. No le permite adecuar la concentración necesaria para el escrito. Una cosa ha descubierto en los últimos dos días: los textos están vivos. Tiene que practicar cierta mesura con las cosas que va creando a partir de las letras. Dejar en algún desenlace saludable el final de la escritura. Atornillar los espacios respiratorios de las letras con alguna señal de reposo al pensamiento. Insisto: lo único que le tiene que importar es su sangre.

III

Ha mesurado su deseo de inmortalidad discursiva. Ha encontrado lo que tenía que encontrar en sus últimos diez años de lectura. Sabe que escribir es necesario. Cuando no se tiene la fortaleza necesaria para volar. Mucho menos para visitar otros planetas. La intelectualidad es si acaso algún entretenimiento breve. En estos años de estadio pre-esotérico. Por eso no admira a los sujetos con los veinte libros. Y los quince premios. Sabe a ciencia cierta que su única admiración es hacia la sabia que no existe. La mujer que no escribe libros. Y habita precisamente: fuera del tiempo.



IV

Algún día me saldré del tiempo. Y seré inteligente porque amaré a los perros sarnosos y a cualquier otra criatura existente sobre el planeta que no coincida en lo absoluto con mis juicios de valor. Seré inteligente porque me sentaré armónicamente al lado de un homeless. Seré inteligente porque soy nadie. Habré entendido el fin de la nadería que me posee. Antes y después de venir aquí.



pd. No anunciare mi ausencia en ningún lugar. Conversaré si acaso de vez en cuando con los niños y mi sábila favorita.


[calla]

Friday, July 09, 2010

en respuesta a sabios y sabias.

Sabiduría y complejidad.

Hay una frase en el tao te king que afirma: “____________”. En occidente pensamos lo contrario. Confundimos lo qué es la sabiduría o nos importa poco. El utilitarismo ha contaminado la noción de conocimiento para alcanzar la plenitud existencial. Ha desvanecido las raíces mismas de nuestra cosmovisión originaria. Sin crear una conexión entre conocer para trascender y el compartir gratuito.

Exceso de debates poco profundos en los círculos académicos, discursos muy bien armados y sumamente redituables. Sin embargo, como sociedad cada día estamos peor y allí están las cifras. Lo cual revela que aún no existe un vínculo directo entre los discursos y la renovación corporal-espiritual de los humanos.

El conocimiento que no se ejerce directamente sobre la paranoia y vanidad del hombre actual no sirve de nada. Ambas “mascaras” son solamente rasgos esenciales del fascismo y cualquier otra denotación de poder. En el Antiedipo Deleuze y Guattari meditaron sobre la necesidad de eliminar el fascismo de nuestras vidas. Su propuesta va encaminada a ese dejar de ser egoístas, y desvanecer poco a poco toda esa coraza de fragmentación y divisionismo dictatorial que sólo entorpece la vida.

Por esa misma época la teoría de sistemas retomó las ideas de Plotino sobre la interconexión, el uno y el todo con cualquier criatura existente en el universo. Logrando poner en el transito cognoscitivo de los humanos esa percepción de totalidad. Noción que en ocasiones sólo se piensa como discurso, debido a su difícil practicidad –toda nuestra estructura vivencial está contaminada por el mecanicismo-

La práctica de lo complejo es una interiorización alerta de un vivir en otra frecuencia. Ritmo que no se encuentra vitrificado entre las escalas del mecanicismo racionalista, sino por el contrario, es un vitalismo que pone en práctica la vivencia desde el universo quántico que lo rodea. La frecuencia de lo complejo es sabiduría.

Desde la hermeneusis de lo complejo el artista “mas cool del planeta” no es aquel que está en primera plana luchando por legitimarse en el museo más prestigiado, ni en tratar de convencer a sus “colegas” de la valía de su acción- lo mismo para el científico-. Su verdadera aportación consiste precisamente en encaminar todo su instrumental, tanto teórico como empírico, a mecanismos de apertura en el cuerpo y pensamiento. A propagar la verdad como apertura e inocencia y no como objeto de poder, es decir, como mercancía.

El artista y el científico tienen que ser poseídos por la fuerza divina de lo complejo para poder crear obra, teorías o aplicaciones capaces de transformar la percepción y vivencia de los individuos. Otorgar imágenes de representación capaces de dislocar su rutina vivencial y asumir diferentes posturas en su forma de vibrar en el universo. Sin importar el medio por el que lo hagan. Tanto científico como artista han de saber actuar como sabios. La carencia de dicha concepción los obliga a la constante discusión conceptual sobre la actualidad o no actualidad de la obra, lucha dialógica que se queda centrado entre un pequeño núcleo de “contactos” que se legitiman entre ellos mismos. La obra de arte que se gesta desde la sabiduría no necesita ningún discurso que la respalde. Explota y hace explotar por si misma. Por el simple hecho de ser.

Al espectador marginado no le interesa si lo que está colgado en la pared del museo constituye alguna maravillosa ruptura dentro de la historia del arte universal. Tampoco si la ultra-contemporaneidad tecnológica de los últimos avances de la ciencia le sedará un poco de la paranoia e incertidumbre que sufre en las noches de hambruna. O en los momentos donde su integridad física es violada por la ignorancia acérrima de otro compañero de planeta. Son cosas que no existen en su mundo y jamás las integraría en su pensar cuando tiene otros horizontes por resolver.

Interiorizar la sabiduría desde la complejidad es una acción alerta que poco a poco toma dirección y prácticas de vida, a los que intervienen en el mundo con un brillo en la mirada y un caminar sin cargas. Sonríe instante a instante pues su vida es una metáfora compleja.

Fung Yung Lang ¿Cuál es la forma más alta de realización de que es capaz un hombre como hombre? Según la filosofía china, es nada menos que el sabio, y la más alta realización del sabio es la identificación del individuo como universo.



“Los sabios perfectos de la antigüedad eran tan sutiles, agudos y profundos que no podían ser conocidos. Puesto que no podían ser conocidos solo se puede intentar describirlos: Eran prudentes, como quien cruza un arroyo en invierno; cautos, como quien teme a sus vecinos por todos lados…”

Thursday, July 08, 2010

taller de Sphar

Me divertí bastante en el taller de Sphar.

estuve pensando a gran velocidad como en las clases
de Lee y Yépez.

La Sra. Sphar es un ser muy agradable e inteligente.
Cree realmente en lo que enseña. No manipula su enseñanza
con fines partidistas institucionales. Ella no tiene
que pasar por eso. No pertenece al tercer mundo.


Sphar se reía bastante. Yo también.

Ese Kenneth Goldsmith en fotografía no me cae nada bien.
Sin embargo el acto de su libro con noticias del New York
times me parecio demasiado husserlianao. Hacia bastante
tiempo que alguien no me hacia pensar en el absurdo de la
escritura.

époje.

la escritura anti.escritura

Me he percatado que escribo en dos formas:
Una comercial -entendible, coherente, comunicable-.

Y otra sencillamente que baja del trono imaginario a la escritura.

Transitar de una cuerda a otra
de un órgano a otro

poeticidio
esfericidio
tijuanicidio

Por cierto: últimamente aprendo más de los manuales de medicina
china que de cualquier discurso de moda vía siglo XX-XXI.

Blog Archive