Tuesday, October 27, 2009

Artista Visual para eSpiral 26

Buscamos artista visual para eSpiral 26.
Interesados mandar un correo
a karlacasvil@hotmail.com


K.

Sunday, October 18, 2009

Verano en octubre.

Siempre evado la talacha de los textos. La mayoría del tiempo escribo de un "sentonazo" y así lo subo. No hay correcciones. Prometo "talachear". __.-

Wednesday, October 14, 2009

frozen fog con pantha.

Darse cuenta. Es una guía que antecede los parámetros celestiales. Darse cuenta de la muerte cuando nadie quiere morir. Darse cuenta de los discursos que discuten sobre la muerte. Como acercamiento débil. Darse cuenta del coito de los pájaros con los delfines y las pirámides celtas. Darse cuenta de las arrugas complejas de los argumentos inofensivos de los niños que no saben hilar papalotes. Darse cuenta de las mezclas que puedes hacer en varias imágenes donde acontece tu vida en una velocidad inigualable con medicina confusa en refrigeradores llenos de arco iris que sudan la nostalgia de un mar Egeo. Darse cuenta de la habitación del mediterráneo que alberga tus últimos dientes. Darse cuenta de la frontera desde el desgarro de los úteros de toda esa gente que no duerme enclaustrada en dimensiones inaudibles. Darse cuenta de su perdición. ES un darse cuenta pequeño. Micro.argumentos. Darse cuenta de las mil lunas del miedo. Miedo a las diez de la mañana con estomago vacío y escasas canciones no es el miedo de un mediodía de primavera con un pan duro en la cocina para comer. Darse cuenta que no me gusta el centro ni la 5 y 10. Al menos que este en la frecuencia metafórico trascendental que adquirí por obra de algún espíritu gratuito que me forzó deliberadamente a sacar y aventar manzanas mayas por el aleteo inconmensurable de mi vientre. Darse cuenta que no tolero la música folclórica ni todas esas cosas que suenan por todos lados. Darse cuenta de los micro-cosmos paranoicos. Darse cuenta que no me gustan las bodas y algunas chicas han de pensar que no han conocido a ninguna chica que no le gusta ir a las bodas. Darse cuenta que me gusta estar en tierra cerca de cualquier cosa que me haga sentir que el universo es infinito. Darse cuenta del desprecio involuntario que me dan los discursos sociológicos que combinan todo a partir de un discurso de autoridad de algún filósofo que suena por todos lados que hasta pereza da mencionar. Darse cuenta de la poca empatia que me pueden provocar las mezclas de algunas citas textuales sòlo para llegar a decir lo mismo. Darse cuenta que en los últimos años los pocos discursos que han provocado un estado de asombro y voracidad infinita provienen de un científico que quería ser chaman y nunca lo logró. Darse cuenta de ese gran placer que me deviene en mundos subatómicos y transversales. Darse cuenta de ese desprecio inaudito que sentía por la ciencia hace aproximadamente cinco años. Darse cuenta que ahora no hago otra cosa más que hablar de cómo se hace ciencia todo el día. Ciencia ciencia ciencia y tecno-minimal. Darse cuenta del momento exacto donde mi vida abandono los excesos hedonistas para sólo tomar café jugar con Fausto y seguir delirando en otra frecuencia. Darse cuenta es una carta que tome por azar en una casa ajena del tarot de oSho.

Monday, October 12, 2009

Sin pasado lo ùnico que hay es paz.

Sunday, October 11, 2009

Me voy a Tokio por el Google.

Saturday, October 10, 2009

Barita carbónica a la treinta.


Tomo cafeína y barita carbónica a la treinta. Y percibo todos los amores de mi vida en una sola

sensación. Agradezco a mí misma no ser una pseudo-feminista rencorosa con padre castrado.

Me gusta morderme mujer con hombre. Lamerme en dualidad eclipse con vértebras de soles

desquiciados por la simpleza de un infortunio arcaico. Me gusto yo y no hay otra. Se engaña mi

ego. Me beso yo y no hay otra. Se pudre mi unicidad. Me paro a mi misma y siempre hay otras.

Me vinculo con la blasfemia. Me hilvano entre monumentos de mi hacia mi. Y sale una dormida.

Se hace una tormenta en mi ùtero cuando me contengo a mi misma. Se revientan los amigos. Me

confecciono entre engaños pequeños. Y explota mi nombre entre el hervidero de monotonías de

leopardo con lengua desnuda en oriente. Me interpreto como discurso. Y confundo los violines

con las gaviotas oxidadas por la excentricidad de una tierra sin luna. Me deprimo entre las

imágenes de los niños hambrientos y abandonados. Y evado mi mirada hacia el cielo. Pienso en

los errores de Dios e inmediatamente suelto un argumento sobre transmigración pitagórica para

olvidarme de las escenas. Mi escena se entrega entera al precipicio de las lagunas pariendo soles

verticales con auras de delfín en percepción absoluta. Me tapizo con huesos de haikus

abandonados en la calle. Recuerdo el frasco. Inhalo barita carbónica a la treinta con haikus.

Luego. Me concibo astrológicamente. Me trago mal a mi misma. No logrando digerir

repentinamente actos como el no darle una moneda al señor que se ve muy mal por no tener

barita carbónica a la treinta y música electrónica con cafeína y todas esas cosas que contiene mi

botiquín ultra-molecular para no percibir su dolor ajeno y volver a interpretarlo con

explicaciones sobre monadas leibnizianas y argumentos sobre reencarnación. No imagino su vida

pasada en un ser deplorable como tipo presidente mexicano o señora endiablada por dinero

robado de textualidades educativas que no triunfan y no llegan a ningún lado más que a ese

placer tan excesivamente nazie de algunas señoras que juegan a ser dueñas del mundo. Y lo más

maravilloso que tienen son senos operados y fotografías muy lindas en primera plana en revista

de señor millonario capitalista y ultra global. Y de nuevo me enojo con Dios. Y para no sentir el

enojo y desgarro de toda esa politiquería barata que pocas veces presto atención. Me vuelvo a mi

misma otra vez: sobre los siglos los siglos y las vidas vidas que han sido. Entonces huele a perro

muerto y atropellado en la carretera. Y siento lastima; y para olvidarla otra vez pienso que fue

un señor malo presidente corrupto de cualquier país periférico y ancestral. ¿Qué seria de todos

aquellos tiranos y patéticos monarcas? No me importa.

Y me beso a mi misma y ya no como menciono ni pienso.---------------------------
Dibujo logias curativas, consumo barita carbonica a la treinta, yo tengo mucha barita. ¿Quiere usted?



En el 2005 estaba realmente enamorada de superpitcher. Ya no ha sacado nada, su my-space està muerto. Pero estoy fèliz escuchando esto:


Mùsiquita.

Tuesday, October 06, 2009

Saturday, October 03, 2009

eSpiral 25 bajo construcciòn.


www.revistaespiral.org

Blog Archive