Saturday, June 30, 2007

La ciencia anunciaba la nada,
el arte, la decadencia
el mundo era viejo y destartado,
pero tú y yó eramos alegres.

Chesterton

Thursday, June 28, 2007

I

Hay una escena abierta que nunca se cierra. El taumaturgo se atraganta de claveles púrpura y epopeyas zurdas. No hay inquisiciones, tampoco estigmas. Mis muslos empiezan a engargolarse entre los labios de un cálido depredador de posturas infantiles.

Nos mentimos un poco. Distorsionamos la posición de las cervicales mediante el suave disimulo de un golpe hiperbólico y callado.

II

El lenguaje se ha vuelto privado. Hay códices y alguna nomenclatura sin descifrar. La narración no tiene límites. Un cometa se estrella en sus ojos en cada atardecer. Nos mentimos un poco. Huele a fruta.

III

Me robo un lunar de su sacro. Lo fermento suavemente con mi yugular pretendiendo aunarlo al preámbulo onírico de esta noche. La ecuación no termina de envenenarme. Pretendo una estancia permanente.

IV

He tenido la certeza de los delirios más extravagantes. La saciedad ha sido mi compañera íntima. No he escatimo las distancias. No hay incongruencias. Algunos silogismos se calcinan en vacilaciones de escaramuzas con fuego blanco. Vulcanizo la paciencia cuando mi temporalidad desencaja de su pretensión absoluta. Luego la desecho. Después las pretensiones absuelven la frecuencia meditativa. Hay una mentira menor.

Monday, June 25, 2007

Un texto mío en:

Andante 26.



Sunday, June 17, 2007

A menos que abandones tu personalidad, no serás capaz de encontrar tu individualidad. La individualidad la proporciona la existencia; la personalidad es impuesta por la sociedad. La personalidad es una conveniencia social.

La sociedad no puede tolerar la individualidad, porque la individualidad no es gregaria como una oveja. La individualidad tiene la cualidad del león; el león se mueve solo. La oveja está siempre con la multitud; esperando que al permanecer entre la multitud se sentirá a gusto: al estar en la multitud uno se siente protegido, seguro. Si alguien ataca, existe la posibilidad de que dentro de una multitud puedas salvarte. Pero estando solo... únicamente los leones se mueven en soledad.

Cada uno de nosotros nace como un león, pero la sociedad continúa condicionándote, programando tu mente como una oveja. Esto te da una personalidad, una personalidad agradable, muy simpática, conveniente, muy obediente. La sociedad quiere esclavos, no quiere gente que esté totalmente comprometida con la libertad. La sociedad quiere esclavos, porque todos los intereses creados requieren obediencia.

Osho One Seed Makes the Whole Earth Green Chapter 4

Saturday, June 16, 2007

Claruuuuu...II

Rompimiento


Zen Tarot Card
Rompimiento

Transformar las depresiones en rompimientos es toda la función de un maestro. El sicoterapista simplemente té remenda. Esa es su función. El no está ahí para transformarte. Tú necesitas una meta-sicología, la sicología de los budas.

Es la más grande aventura de la vida el atravesar una depresión conscientemente. Es el más grande riesgo porque no hay garantía de que una depresión se va a convertir en un rompimiento. Se convierte, pero estas cosas no pueden ser garantizadas. Tu caos es muy antiguo – por muchas, muchas vidas has estado en caos. Es espeso y denso. Es casi un universo en sí mismo. Entonces cuando entras a él con tan pequeña capacidad, por supuesto que hay peligro. Pero sin enfrentar este peligro nadie se ha nunca integrado, nadie se ha nunca convertido en un individuo, indivisible.

El Zen, o la meditación, es el método que te ayudará a atravesar el caos, atravesar la oscura noche del alma, equilibrado, disciplinado, alerta. El amanecer no está lejos, pero antes de que puedas alcanzarlo, la negra noche debe ser atravesada. Y cuando el amanecer más se acerca, la noche se hace aún más oscura.

Osho Walking in Zen, Sitting in Zen Chapter 1

Thursday, June 14, 2007

La semilla no puede saber qué va a suceder, la semilla nunca ha conocido la flor. Y la semilla no puede siquiera creer que tiene el potencial de convertirse en una hermosa flor. El camino es largo, y siempre es más seguro no recorrer ese camino porque el trayecto es desconocido, nada está garantizado.

Nada puede ser garantizado. Mil y uno son los riesgos del camino, son muchos los escollos – y la semilla está segura, escondida dentro de una dura coraza. Pero la semilla lo intenta, hace un esfuerzo, tira la dura concha que es su propia seguridad y comienza a moverse. Inmediatamente la lucha comienza: la lucha con la tierra, con las piedras, con las rocas. Y la semilla era muy dura y el brote será muy, muy suave y los peligros serán muchos.

No había peligro para la semilla, la semilla podía haber sobrevivido por milenios, pero para el brote los peligros son muchos. Pero el retoño emprende hacia lo desconocido, hacia el sol, hacia la fuente de luz, sin saber dónde, sin saber por qué. Enorme es la cruz que ha de cargarse, pero la semilla posee un sueño y la semilla se mueve.

El mismo camino es para el hombre. Es arduo. Mucho valor se necesitará.

Osho Dang Dang Doko Dang Chapter 4

Tuesday, June 12, 2007

Wednesday, June 06, 2007

El cuento.
jajaja
esta en homines.com
jajaja y luego en letras...

el link esta maldito...

Sunday, June 03, 2007

Yujuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

eSpiral 11.


www.revistaespiral.org

Chagall

Fui recorriendo una a una las posibilidades. Los juegos de memoria, besos e imprudencias. Me percato de la cópula luminosa que animaba nuestros juegos. Desafiando los caminos insensatos. Postulando la incerteza de las fechas entre dos labios vacíos que intuyen la voracidad de la presencia.

Sin escatimar el peligro pretendía esbozarme entre las multitudes prosaicas. Esquivando mi optimismo. Pretendiendo desaparecer lo más rápido posible de la resonancia que vuelca a los cuerpos en las calles olor a vinagre. Para volver a ser desprendida de la geometría que ornamenta los sueños. Intentando invadir uno a uno los segundos de la co-pertenencia que se encaja en la sangre de un verano luctuoso.

¿Cómo no revivir el horizonte en sí? Es la pregunta que frecuenta mi escasa racionalidad. Estoy en todas partes; el universo me parece pequeño. Sigo atisbando la frecuencia de mi respiración hacia la zona cero. Sigues Aquí.

El cosmonauta.

Estuve explorando todo,

desde pirámides magnas

hasta establecimientos de comida rápida.

Todo desde fuera.

En ese sentido laberíntico te fui buscando,

rodando contigo películas imaginarias.

Ya partías con tus tacones mis santos,

destrozabas discos de vinil y no guitarras.

Deconstructora me hacías llegar el mensaje sin dedicatoria.

“Son palabras que no siento”, me decías

mientras ibas a merced del astrolabio.

Si te sabía fruta

rodeaba la atmósfera hasta encontrar el árbol.

Ya eras libélula entonces, volando lejos,

esquivando la neblina sobre algún lago.

Qué maldita era tu mueca para mí,

siendo que a tu mínimo capricho

yo habría dejado en tu bolso:

mis drogas, mi cráneo o mis cigarros.

Por eso era lo que era perdido allá,

en la intrascendencia, en el regazo estelar.

Estuve esperándote harto de insomnio;

sosteniendo con una mano tu bebida favorita,

con la otra apretaba la factura de los olvidados.

En ese trayecto laberíntico me fui aconsejando

probar menos ilusiones mayas, pero consumir más valiums.

Ya partías llena de luz

envuelta en aquel vestido caro.

Yo te prefería sin rimel,

y –claro- despojada del vestido azul;

y que aquellos ojos posaran sus parpadeos,

al menos un segundo de tu vida,

para el hombre del espacio.


Salvador II


Blog Archive