Monday, December 31, 2012





Cuando no hay alegría el alma se retira a un rincón de nuestro cuerpo y hace de él su cubil. De cuando da un aullido lastimero o enseña los dientes a las cosas que pasan. Y todas las cosas nos parece que hacen camino rendidas bajo el fardo de su destino y que ninguna tiene vigor bastante para danzar con él sobre los hombros. La vida nos ofrece un panorama de universal esclavitud. Ni el árbol trémulo, ni la sierra que incorpora vacilante su pesadumbre, ni el viejo monumento que perpetúa en vano su exigencia de ser admirado, ni el hombre, que, ande por donde ande, lleva siempre el semblante de estar subiendo una cuesta –nada, nadie manifiesta mayor vitalidad que la estrictamente necesaria para alimentar su dolor y sostener en pie su desesperación. ..


Saturday, December 29, 2012


Wednesday, December 26, 2012

Calvino pensando a Plinio.

Por qué leer  los clásicos?

El cielo, el hombre, el elefante.

Las Odiseas en la Odisea.

Ovidio y la contigüidad universal.

Por qué a las intelectuales nos cuesta tanto trabajo esa perfección "estética" de la modelo
de televisión, revista, u otros medios comerciales?

R. Por culpa de eso que llaman "orgasmo intelectual".

Me gusta esa sensación de mareo que se produce en el cerebro después de leer como diez veces el prólogo de la Fenomenología del Espíritu. Luego, anclar las córneas en el multi-cielo y esa arrogante sensación de comprenderlo todo en tres segundos.

pensamientosexternosaunanovelaenproceso. 

Ando bien estoica, ()=?¡?*¨¨Será la navidad?

Ando bien estoica, ()=?¡?*¨¨Será la navidad?

------------------------

El camino para vibrar en más allá del bien y del mal. Valió la pena. Veinte años sin concordancia alguna con Rimbaud. Claro, el Adivinario, Nietzsche, y un regreso a la historia de mi vida. Es felicidad!
Karla en la nulificación de su pensamiento.

Tuesday, December 25, 2012

New Order y Catulo.

Dame mil besos, después cien,
luego otros mil, luego otros cien,
después hasta dos mil, después otra vez cien;
luego, cuando lleguemos a muchos miles,
perderemos la cuenta para ignorarla
y para que ningún malvado pueda dañarnos,
cuando se entere del total de nuestros besos.




El habitad en la pantalla virtual distorsiona las percepciones del multi-tiempo. A lo mejor es tiempo de abandonar la pantalla y regresar a una esfera introspectiva, más allá de las índoles normales de la actualidad cibernética. La pantalla mata la meditación, en ese afán de publicidad individual, de publicidad de la existencia, de publicidad del estoy aquí. Sigo el adivinario electrónico, con la intención de preguntarle qué es el tiempo, no sin antes pensar, si aún es necesario preguntar por el tiempo y no por el multi-tiempo. Voy a la barra con la certeza de un pecho abierto y una gélida sensación de humedad filtrando mis tobillos. Luego pregunto: ¿Qué es este tiempo? Enseguida, dos imágenes: “Agua sobre la montaña. La imagen de la obstrucción. El hombre noble dirige su atención a sí mismo y templa su carácter”. Esto me lleva a pensar en la fortaleza suave que difumina los obstáculos temporales, los latidos internos de la transmigración espiritual. También, en aletheia, en un aletehia colectivo sin el peso que conlleva la verdad en un sentido occidental, sino al contrario, en esa aletheia que deletrea: Camino es camino. Después, entonces: “Nubes y trueno: la imagen de la dificultad inicial. El hombre noble pone orden a la confusión”. Así, no hay rareza en las primeras afirmaciones. La respuesta del adivinario encaja como futuro predeterminado en esta reflexión. Al finalizar lo anterior, siento la necesidad de abrir  las hojas blancas con mis notas de Calvino, el primer acercamiento al azar me descubre la escritura como un oráculo que purifica, en fin, no hay por qué hacer un drama.

Al segundo, busco una manera de finalizar el texto porque no existen las ganas de generar una construcción lógica. Me interesa sobre todo el azar. ¿Será prudente abrir el libro de Pessoa? ¿Será? Tres segundos y me dirijo hasta el armario.

Ese libro ha muerto.


Monday, December 17, 2012

Ella no es de este planeta.



He recuperado la percepción de mi tiempo favorito.

Wednesday, December 12, 2012


[escrituricidio]


La escritura blanca la posibilidad
de realizarla en una duración. (Barthes)

1.

El texto podría iniciar así: hay un personaje en un punto x y siente alguna sensación x. El punto crucial se desarrolla cuando denota cierta acción que le provoca ciertos sentimientos. Se fabrican las imágenes. Luego es necesario hilarlas. Crear vínculos para otorgar coherencia al acontecimiento. Diseñar otros personajes. Hacerlos hablar, conversar, intercambiar ideas. Todo desde nuestra percepción cartesiana del universo.

Luego, entra otro personaje e intercambia ciertas ideas con otro personaje. Simulan comunicarse. El texto tiene un clímax. Y es necesario otorgarle alguna graficación psicoanalítica que conecte este tiempo con el tiempo de la infancia. Eso será el punto central: beben cerveza. 

2.

La escritura está acostumbrada a observaciones psicológicas. La escritura está acostumbrada a cavilaciones culturales. La escritura piensa que no existe ninguna difamación esotérica en esta frontera: beben cerveza.


3.

Las palabras anteriores provocan un giro textual. Luego, surge un enunciado alegre. Todo se convierte en una gran esfera dionisiaca. El texto está cantando vitrificado en sonidos. Ha emulado a otra frecuencia. Es un texto contento. Entonces, ¿Para qué pensar? Estamos bailando.

4.

Las letras están en un baile perpetuo de taoísmo instantáneo. Cerrar los cuentos con un final simula límites pasajeros. Las historias nuncaaaaa… Terminaaaaaaan. Abundan puertas vaginales por donde oscilan todos los discursos. Una y otra vez. O para ser algo claros: el eterno retorno de lo mismo. Podríamos teclear una conclusión. Inclusive morir. Exacto: la muerte es el único recurso para finalizar un cuento. Todos los personajes mueren. El autor fue capaz de seguirlos hasta el aniquilamiento absoluto de su vida.


Bien, están muertos. Nada más. 








[ la rodilla de lao tse ]


Una rodilla hegeliana es una bola de hueso en acero hostil. Por algunas coincidencias dialógicas. Por sincronía: la ambición que presupone lo absoluto. Entonces la substancialidad ósea que sostiene al cuerpo en su andar; se ve implicada en un proceso de descalcificación sonora cuando no logra precipitarse en el vuelco constante del devenir: no baila al ritmo. Trota si acaso según la velocidad del momento en turno en la manipulación constante de lo que acontece. Pues, en caso contrario, pierde el control. Es ciega de la inocencia del devenir. Está sedada en el cálculo constante de posiciones –tanto espaciales, como humanas-. No puede imaginar escenas precisas sin actuar.


El movimiento es algo poco entendible. Aún regimos nuestra vida por proyectos futuristas. A decir de la rodilla hegeliana: somos demasiado estacionarios. ¿Cuántos bocetos ilegibles de escenas del pasado rondamos una y otra vez; sin lograr al menos digerirlos?


            La rodilla hegeliana es una de esas estructuras “pensamentales” que mueren entre los sesenta y setenta años. Desconoce el misterio del wu-wei. Por eso, muere a muy tempranas horas. La longevidad es algo no necesario dentro de sus proyecciones controladoras. En cualquiera de sus introyecciones –tanto externas como internas- posa en la paranoia constante del desalojo o en la perdida de posición instrumental. Es en pocas palabras la mente calculativa que no deja que las cosas sucedan.


            En cambio la rodilla de Lao Tse permanece serena ante las mutaciones del universo. No se ve afectada por ninguna posición espacio-temporal. La descalcificación sonora es un fenómeno ausente. Este tipo de rodillas saben bailar ante cualquier escenificación de la existencia. Ruina y gloria son indiferentes para los portadores de este tipo de cuerpos. No tienen miedo de perder un trabajo, por ejemplo. No pasa por sus labios la palabra difícil. Es en pocos sonidos una espiritualidad al margen del control. No manipula nada porque no tiene nada que perder.



[poemicidio gluònico]

yogluòntuyogluòntuyogluòntuyogluòntu
nosotrosgluònustedesgluònellosgluòn yogluòntuyogluòntuyogluòntuyogluòntu
yogluòntuyogluòntu
yogluòntuyogluòntu

tatoamasi ficcional en efecto resistol
amoooooooooooooooooooooor

3010


En el 3010 el espacio sereno de las neuronas de los habitantes de una ciudad barroca difumina claveles blancos por las banquetas. Esas imágenes chocan a una velocidad luz descomunal con el oxígeno que entra -precisamente en este momento- al orificio izquierdo de mi nariz. Así,  puedo respirar gracias a la puridad tóxica del viento. Luego, la gripa de un delfín persa camina hacia la coordenada espacio temporal que se dibuja el día de mi nacimiento en el año 1979. Enseguida hace posible que la situación mental del médico que atendiera el parto de mi madre drenara correctamente la dirección del dorso de sus manos. Mi cabeza no podía salir porque un instante amoroso perpetuado cinco minutos después de mi salida vaginal, sufriera una discusión leve, y las partículas subatómicas se colapsaran hacia la serenidad de la lava de un volcán carolingio para luego detener la dialógica violenta de los amantes, y configurar el boceto de las nubes en la coordenada correcta de mi nacimiento. El médico hace las incisiones correctas de mi puerta vaginal. Entonces, nazco. En Tijuana, por supuesto.

Tuesday, December 11, 2012

En laboratorio Zen de Ciencia y Literatura.



-----Aquí------

¿Alguna novedad después del sol?






Mis intentos por dibujar músculos en mis piernas son un fracaso: La bicicleta de ejercicios paranormales yace oxidada en un garaje estoico, sin luz, sin nada. El siete de Diciembre del año 2012 sólo aspiraba a memorizar renglón por renglón, palabra por palabra: “El Jardín de los Senderos que se Bifurcan”.

Ya bailaré
Ya nadaré
Ya desapareceré

Acaso, ¿ Son esas dudas las que nos detienen las córneas mientras
contemplamos el fin del mundo?

Es la vela azul lavanda de quince pesos en el sobrerruedas,

El cuarzo rosa para el amor, las manzanas amarillas y las malas vibras.

Y claro, todo ese nihilismo ocasional en mis rodillas.

Me reinventaré en un solo click. 1 2 3

Entonces, cantaba oraciones entre los triángulos abyectos

Sobre tú almohada con la pretensión de generar un poco de ambición:

Metas, metas, muchas metas en la cartulina blanca. Ad infinitum in parvum
(Que el éxito no quede calcinado entre los escombros de las bibliotecas
mal paradas)

Copy-Paste mental:

Aspiraba un microcielo, pero la barbarie de los temazcales me hizo retroceder.

Aspiraba un microcielo, pero la barbarie de las editoriales me hizo retroceder.

Aspiraba, también, tres aplausos, 123, unos fans… RA RA  RA ¿ Por qué no?  

Aspiraba tantas cosas.

Luego, en este pseudo-punto:

Aparecen las carcajadas, la ansiedad, la lujuria del conocimiento multidimensional.

Es aquí, entonces, cuando lo único que quiero es un cabello hermoso, radiante, cliché.

Todas las obras de Calvino y las mejores explicaciones del mundo en una sola canción.

No obstante, entonces, el absurdo de la inhalación amorosa que me acompaña aquí  me aconseja:

Serenidad, orar, y todas esas cosas bellas, que una hace para transmigrar. Para aniquilar el inframundo. El colapso del terror del mundo y todo lo demás.

Aspirar al menos, a mover las vertebras, a mover las palabras en un jardín de oscilaciones azuladas rasgadas por el mejor aroma del mundo, y todo lo mejor.

Así, los mantras tibetanos al revés, y los remedios orales para la felicidad, visitaran
los arrecifes de los sueños perdidos, entonces, desearé dibujar luciérnagas invernales
en la arquitectura fugaz del lavadero de ojos. Inventaremos cripto-cuentos para sanar
el mundo, al menos, a modo de imaginación. 

Seremos un copy-paste entusiasta en la suficiencia oriental que nos detiene los besos en las llamadas largas. Inacabadas. Esta vez volaremos esperando el apocalíptico naufragio del Castillo de los Destinos Cruzados.

Esa vez era una cruz, y por eso no estoy.
¿Alguna novedad después del sol?

Tuesday, December 04, 2012

Kublai


No sé si es el nihilismo de hígado o los conceptos invernales que dejan de sorprenderme. No sé si los equinoccios de los planetas desaparecidos tengan alguna proyección sobre mis vertebras húmedas de temblor.  O si los gurús de las tierras bajo tierra muy ocultas; estén desparramando risas en algún orbital piramidal de delfas sordas… Escucha: No hay poesía frívola que no deje de enmudecerme en la estela de los jardines invencibles. Tampoco cartas en la bandeja electrónica, ni ojos brillosos, ni buenos días, ni buenas noches con mi nombre en la pantalla en diminutivo. Han de ser las esquizofrenias del fin del mundo. O todos esos fantasmarios virtuales que corrompieron el templario del amor. Kublai: No sé cuándo has tenido tiempo de visitar todos los países que me describes. A mí me parece que nunca te has movido de este jardín. 




...

Monday, December 03, 2012


Hace bastante tiempo que no sentía tristeza alguna por tanta barbarie. El arsenal de energía acumulado en mi cuerpo para transgredir los inframundos humanos era suficiente. Pero creo que ahora la estrategia consiste en seguir difundiendo lo inútiles y fracasados que somos como raza humana. Ni más allá del bien y del mal. Ni el ocaso de los ídolos. Ni la ausencia de nombres sagrados. Volver a la alegría________________________________________________________________________________me llevará a buscar la compasión y el perdón por la ignorancia de algunos. Tan bonito que es la paz y el amor. Esta noche deseo vivir en otro planeta.

Blog Archive