Thursday, August 29, 2013

No coincido con el supuesto de que todos los males del mundo, provienen de una ausencia de materia, o para ser más fríos: dinero. Sí lo es en un canal de índole básica, pues recurrimos a ello para formar parte de la compra-venta de artículos para sobrevivir. También para el placer. No obstante, pienso que existe una pobreza espiritual, y pocos hablan de ella; es decir, una incapacidad para contemplar la vida, salir de los instantes enajenados, y asumir la existencia como una bendición. En el mundo hay muchas explicaciones y  muchos perfiles que coinciden con esas explicaciones. En pocas palabras: una explicación para cada perfil, o muchas explicaciones para una comunidad de perfiles; esto dependiendo del nivel cognitivo-sensorial y vibratorio en el que se encuentren. No es casualidad que unos son más empáticos con unas explicaciones que con otras. Existen individuos que se casan con una ideología de por vida, existen otros que no. A mí en lo particular, la epistème que mejor se ha adecuado a mis estadios vivenciales es la  explicación metafísica, no por moda, o por abandonar los otros discursos; sino simplemente porque me funcionó mejor. Me ayudó a no estar enojada con el mundo, a tratar de recuperar la sintonía cuando experimento el abandono de sí, a pensar más allá de los órdenes materiales. Por eso, no creo en la propagación de las malas noticias, ni tampoco en que sentirme mal por las cosas horribles de este mundo sirva para algo. Afirmo: todo lo veo en términos de frecuencias. Y, en definitiva, la frecuencia del enojo nomás deteriora el cuerpo. En nada voy a servir al mundo y a la otredad si me encuentro perturbada ante la barbarie de esta cosa llamada sociedad. En términos complejos –y eso, la física lo explica bastante bien- las resonancias pacíficas son una fuerza que amortigua las resonancias violentas. Violencia contra violencia no sirve de nada. Enojo contra barbarie no sirve de nada. Paz. Bien lo dijo Gandhi. Paz. Bien lo hizo Gandhi. 

Por cierto, el silencio no es una posición servil. 

Sunday, August 25, 2013

historias sin deseos

¿Cuáles son las historias que nos pertenecen ausentes de deseo?

Leer es kitsch

La primera vez que me encontré con Nietzsche, fue por allá en el noventa y siete en la biblioteca del ITESO. Los estantes de metal jalaron mis piernas a la cuadratura exacta donde respiraba inerte El Anticristo. Lo agarré como un destino innato que cierta idiosincrasia estoica en algún siglo desconocido había trazado para mí. Leí todo el libro esa tarde, y ese instante supremo me ayudó a resolver mi ausencia de Padres Nuestros durante las misas de mis últimos años. A los días, decidí abandonar Finanzas y estudiar Filosofía. Huí de casa, y pasé algún tiempo trabajando en un billar en un pueblo desconocido de Sinaloa. Nunca había trabajado, y durante esos días conocí la explotación. También a Marx. Otro destino a priori se cruzaba en mi ascendencia vital. Los pensamientos de Marx respondían al momento exacto de mi posición espacio-temporal en términos no sólo materiales sino también espirituales. Luego Miller me enseñó que era capaz de trasladarme a París de la nada, y así lo hice. No obstante, en este tiempo no volvería a Miller, mucho menos a Marx. Pero, insisto: las enseñanzas encriptadas en esas letras fueron empáticas con la explicación que mi vida necesitaba en esos tiempos. Encajaron. Así me pasó con Kant, con Hegel, con Heidegger. Gracias al multiverso no llegue a ellos por ninguna campaña de lectura, y que yo recuerde jamás les tome una fotografía para subirlos a My Space.

Esas lecturas eran cosas fundamentales para mí, eran todo mi cuerpo, mi respiración, mi sangre, y la voluntad entera de querer explicarme lo invisible, mi transito metafísico, y lo que está y no está en todas partes. Por eso, me fui a vivir a un cerro lejos de la ciudad, donde la atmósfera y el atardecer eran la compañía suficiente para mis ocho horas diarias de lecturas filosóficas. Eso, era el paraíso.

Las campañas de lectura no comprenden que cada humano en este mundo tiene una temporalidad interna, y que esa curiosidad es un tránsito existencial acorde a sus aprendizajes más esenciales, a los aprendizajes que esa voluntad despierta cuando el tiempo ha llegado al tiempo que tiene que llegar.

Por eso, hay humanos que leen pero no se les nota en la carne, no se les nota en el ritmo, y mucho menos en la mirada. Tal vez, no comprendieron nada. Tal vez, nomás leyeron porque les dijeron que tenían que leer.

Concluyo: “El camino de los libros no es el camino de lo absoluto”


Thursday, August 15, 2013

basura de tesis.

Con la exposición de las concepciones epistemológicas de los docentes pretendo  construir e imaginar nuevas posibilidades epistemológicas donde sea posible incorporar la creatividad y la complejidad  en los modelos cognitivos del futuro. Es decir, en un primer momento parto de lo denominado ciencia normal, pues hago una revisión e interpretación de lo ya pensado, y acudo a la acción empírica por medio de instrumentos y rutas ya utilizadas en otros estudios. Sin embargo, el aporte radica en el rescate de las concepciones epistemológicas de los investigadores docentes, algunas estrategias y problemáticas en su práctica docente, así como sus orígenes epistemológicos.
            

Wednesday, August 14, 2013

minificciòn escrita en cinco minutos.

Lo vi llegar a mi espacio onírico cero menos tres. Logré anticipar el aroma de los lugares que había pisado los últimos días por el movimiento de sus rodillas. Su campo aural estaba chicloso como de costumbre. Seguramente había platicado e intercambiado algunas sustancias con los ciegos  de espíritu de siempre. Años en la misma posición. Años en el mismo discurso bukowskiano fuera de tiempo. Por eso, metí mi cuerpo en una pirámide violeta imaginaria; no me gusta cargar con karmas ajenos. Tampoco con monstruos y rebeldías de corn flakes. A los días, leía que tus ansias espirituales y tus miles de paseos a Real de Catorce. También eran predecibles, irremediables. No entiendo, por qué confunden eso con transgresión.  La transgresión es luminicencia, aunque luego lo vinculen con discursos sagrados. Insisto: lo sagrado está en otro lugar. Entonces, como me aburrí tanto, cambié la configuración onírica de mis noches de Agosto. Invoqué, conocer otras civilizaciones, quería llegar a otras formas mentales, no a las mismas que se propagan por todas las mentes intelectuales de la normalidad.

                Al despertar, en mi primer sueño, la vibración espacio-temporal de una habitación con rasgos medievalistas sonaba al musgo de los metaleros. Entonces, empecé a configurar pirámides rosáceas a tres kilómetros alrededor. Los bichitos pseudo- satánicos trataban de incomodarme, pero estaba tan feliz y tan abierta; de inmediato desaparecían. Poco a poco, fui desinfectando el espacio de esa orquesta pseudo-infernal. De pronto, alcance a percibir como un metalero empezaba a desintegrarse y a adoptar, cierto tono de dulzura y armonía. Lo invité al Jardín de las Flores Alquimistas y, era tan lozana y fresca su felicidad que, al despertar, tiró su pipa de cristal.

Encrucijada.tres.punto.cero.jazmin.minimal.canela.
Encrucijada.egipicia.tonalidad.abstracta.cero.racional
Encrucijada de los tres ojos de Zeus.
Encrucijadas infinitas.

Nada tiene final.

Mujer copy-paste se volvió mujer inconfundible.

Estoy muy arriba de mi misma. La sonrisa es solitaria. La fuente espiritual, que traemos con nuestro ser, no puede variar: es absoluta. Una nebulosa estoica de delfines y anti-estrellas coquetas, me imanta de alegría el plexo de mis pulmones. Estoy atorada en una permanencia centelleante de letras sagradas. No cabe duda, la suma de los tiempos inter-estelares me apunta la esfumada imagen de mi respiración, mientras danzo muerta de irracionalidades mudas.

Carta.zen.anti-carta.carta.nofea.cartademiel.cartametafìsica.cartadetodosustedes.

Diógenes encendió en vano su linterna y  entonces no hice otra cosa más que brillar por mi misma. El deseo es sólo una tentación irregular en estos segundos de phanta rei a la concavidad abismal de la tumba de mis niñas serenas, fraguadas,aisladas. Entonces, la ciudad infeliz contiene una ciudad feliz. Muy arriba de mi misma:  Arribita. Levísima. Loquísima.

Todo el tiempo del mundo por una exuberancia menor.

Mujer inconfundible:

“La cortesía del mar, la brisa de olor anaranjado, la peligrosa música reconocida primero por la hechicera Medea”

La adivina de la vida futura sopla las velas y las oraciones que anuncian, ese nombre que no quiere llegar, ese nombre que ha de llegar y no llegar al mismo rayo. Heideggeriano, Pirronico mío, la analogía de los destinos cruzados marcará nuestros dedos en un atardecer de Octubre de 2013. Anticipo el tiempo anticipado. La cordura de la lluvia de cometas electrónicos  así me lo ha cantado. REVELADO.


Mujer inconfundible, mujer copy-paste.


Al transmigrar, era medio-dìa.

Tuesday, August 13, 2013

lapsus sublime


anti-planetas.

No, no es cierto. Lo quiero todo para mì. Por eso, me voy a otro planeta.

Clave Kafkiana.


Sí.

E
s
t
o
y


en ese punto kafkiano y no lo quiero soltar.



(Adivina la cita)

!Hola Miriam!






Conceptuario.





*******************
*************
******************************************************



*Por el simple goce estético.

¿Què es un Lavadero de Ojos?

http://www.revistaespiral.org/espiral_38/literatura_karla_villapudua.html
http://www.revistaespiral.org/espiral_38/literatura_karla_villapudua.html
http://www.revistaespiral.org/espiral_38/literatura_karla_villapudua.html

¿Quién vive en el Abstractario?






Una colmena de diminutos símbolos infinitos rodea la mirada de mis manos. La imposibilidad de los desiertos en luna llena, es el colapso perfecto para imantar mi mente en este momento binaural. La bruja de la nebulosa de Oriòn dictamina mis sueños anticipados. Hay una canasta llena de metáforas medievalistas en la esquina de las arbitrariedades humanas. Relojerías. Llaves. Cartas. Amuletos. El único acto libre y feliz.El feliz, libre, y excelso cordel de ámbar estrafalario. ¿Quién vive en el Abstractario? 


Las palabras se quedan atoradas en las venas cerebrales. 




...

Wednesday, August 07, 2013

Resucitario.



Noche tras noche, trataba de resucitar al músico que estaba en estado de coma. 

Agosto es Abril.







Una clase de Filosofía partiendo de la conciencia trascendental en Husserl, tan sólo para derribar la artificiosidad del significado. Tan sólo para acoplar –al menos de manera celosa- esa estrechez gramatical que nos contrae. Luego, recurrir a  lo trascendental en Kant para llegar al  pensar no es juzgar, pensar no es categorizar. Pensar es salir a pasear. “El alma es un cristal y la divinidad su brillo”. Al segundo, epojè no encuentra lenguaje alguno para salir del texto. Entonces, recurrir a Angelus Silesius e invocar a Pessoa esotérico. No constituye locura alguna, en estos días de Abril a las seis de la tarde. 

mentiritas.

Hoy, en una mañana de Abril friolenta, he descubierto mi clara apatía hacia el conocimiento científico, que me interesa más la magia que cualquier otro tipo de saber universitario. Que quiero ser una montaña, un bosque, un mar, un volcán. 

Sí 

 Una Druida Futurista. 

Tuesday, August 06, 2013

Pentagrama Fronterizo

El día que llegué a Tijuana, me acompañaban My Bloody Valentine,  Dead Can Dance, y cien pesos en la bolsa. Era una inocencia irradiada de metáforas, y  cierta tranquilidad  de no saber nada durante el cuerpo. A los días, tenía dos trabajos: Uno, en una librería; otro, en un café. Después me cansé de los reglamentos de mi tía y desaparecí en el Volvo de una pintora. Todo se interconectó a la perfección para mudarme a otro espacio, a otra temporalidad, y a otras vivencias. Veinte años, y claro, ya conocía a Rimbaud. Después la geometría de los eventos me lanzó a una fiesta ochentera, conocí a un humano con cierta sintomatología vibracional acorde a la mía en aquel momento y me fui con él. Pasaron siete años de inventar el mundo lejos de la civilización, de viajes, y experiencias buenas y malas como en todo. Al tiempo, entendí que mi configuración interna bailaba otra canción, por eso nos fuimos. Pocos días pasaron y ya tenía otra orquesta, otra historia, otra tonalidad. No tan extensa en tiempo, pero intensa en duración, que por supuesto, también desapareció y me llevó al lugar exacto donde nos habíamos quedado: Real de Catorce, Ensenada, Tijuana, Monterrey. Los primeros dos humanos eran muy metafísicos, el último humano no tanto, era más bien un tanto escéptico con meditaciones estéticas y leves rasgos de trascendentalidad. Luego, mi carne se abrió y me hice dos.  Finalmente, entendí que esta ciudad brillaba diferente que el resto de las ciudades, que tenía que llegar aquí por destino a priori revelado, que en otras partes no aprendería lo que aprendí aquí. Que lo sagrado abunda en lo más vituperado. (Aunque la lógica del mundo señale lo contrario). Que esta cosa llamada Pentagrama Fronterizo habita más en luz, por un extraño chacra debajo de la tierra, que aún no sé donde habita con exactitud –pero que tampoco es necesario- y que he sido muy feliz aquí. 

Monday, August 05, 2013

Cero servilismo.

Panista jamàs.
Priìsta jamàs.
Perredista jamàs.

Cero servilismo. Cero adhesiòn a alguna ideologia polìtica, cualquiera que sea la màscara de sus postulados.

Claro, "El Ùnico y su Propiedad". Stirner. Yes.

000




No se me da eso de llorar, pero hoy ocurrió un milagro: han salido dos lagrimas y se siente muy bien.

Blog Archive