Thursday, December 21, 2006

El ego se vuelve tan gigante que ni los amoríos más paganos logran disiparlo. Es el poder de desafiar los acontecimientos y volverlos a torcer en mi horizonte. Algunos agónicos y salvajes brincos de sangre, tratan de entumecer mi deseo, en la caricaturización obscena de la posesión. Vuelvo al tao y todo lo que hago no le pertenece. La poca memoria que poseo me obliga a abrir los manuales y tratar de lavar un poco mi cerebro. Olvido absolverme de los ajos y vinos que resguardan la esquina de mi habitación. He perpetuado varios asesinatos. Pido perdón. Pero la blasfemia es tan hedonista que ni la pintura de mascaradas translunares a logrado disolverme. Mis manos están en tatoamasi y odian este tono. Decido cambiar la melodía e invocar las fuerzas cirenaicas sobre mi superficie. Sacra tierra, sacra nube, revuélveme en la ligereza de tu noche.

Relato de una crisis con posible solución



Esta crisis se ha prolongado demasiado por desobedecer al viejo Heráclito. No es que no me dejara seducir por la inocencia que provocan los raptos de los dioses, ni los suplicios embargados en la infinita consumación de la muerte. Era algo más ajeno a los nombres. Mi mente no ha encontrado una superficie sobre la cual volver a colocar su melodía oriental. El occidente me esta asfixiando. Y no procuro terminar estos renglones sin la resolución al menos gramática de este estadio de conciencia. La incredulidad de esos padres nuestros aceleran el karma. Tengo que matarme y volver a salir con el brillo astral columpiándose por mis vértebras, estrellándome en la suavidad y descaro de una existencia sin pánico alguno. Me conociste feliz. La felicidad fue la seducción.

Curativa II

Decidí espiar tus poemas escondidos. Mujeres inconclusas tapizan tu existencia. Intuyo los nombres. El amorío cortes, imaginario, irresuelto. La ausencia. Mientras tanto preferimos la comodidad del conflicto; con tal de no precipitarnos en la insoluta vaguedad de la cuadratura de la tierra. El geviert heideggeriano puede ser la resolutiva apocalíptica para aquellos instantes en donde deseamos la huida como último espasmo de conciliación. La invocación se vuelve latente, lo real me aglomera de una manera descabellada. La curativa empieza a profanar mi chacra raíz. Estoy envuelta en círculos violetas que difuminan mi egoísmo en calidas pinceladas de un júbilo dionisiaco. La ciudad del no-yo empieza a seducirme.

Sunday, December 10, 2006

Ameneci en la capsula de siete puntas. Es Domingo. La frugalidad de las levitacionales logro dispararme
un poco hacia el hemisferio izquierdo. No hablamos del acontecimiento. Evitamos la intelectualizacion de
semejante profanacion a lo moderno. Confesamos percibir la mutua catarsis de los campos energeticos
mientras perforamos la mirada lentamente hacia un horizonte incierto. No hay conexion fisica. Es el torbellino
irradiante de una espiritualidad cero. Se marcha y no hay fecha. Hay ultimas palabras: "luego nos vemos
en un lugar con sol"

Tuesday, December 05, 2006

Intro

La especulación me mantiene en ayunas. No hablamos del suceso anterior. La dialéctica logra asegurarnos en una perspectiva estoica cuando nos disponemos a dialogar sobre el tema del no tema. El cuerpo está poseído por una resaca racional, al mismo tiempo que el aura ha sufrido algunas perforaciones. La cierro. Me dispongo a efectuar una meditación corta con el propósito de jerarquizar las sensaciones pulso a pulso. Estoy en una fiesta. Logro percibir a los invitados energéticamente. Empiezo a clasificarlos según su ritmo espectral arraigándolos a esos patrones que aprendí con el símbolo Sufi de nueve puntas. Pienso en lo alarmante de la categorización, pues la sintomatología parece escapar a cualquier conceptualización occidental. ¿Será posible que no exista un Afuera del número? Siento lo demoníaco de la repetición. Me aterra mirarlos e imaginar su pasado, los yoes, las culpas y virtudes. No quiero saber nada más. Anhelo el no-saber y un espacio donde esa estrella no predetermine mi mirada. Es un fracaso. Estoy poseída y esa manipulación empieza a seducirme.
Empiezen a mandar sus textos e imagenes para eSpiral 9.

Blog Archive