Saturday, March 03, 2007

Vomitiva1

!Que maravilloso es querer ser alguien en este mundo! Cualquier título, variedad de pantomimas esbozándose en las perspectivas del ser superficial, ese deseo de arraigar el nombre a la mayor velocidad posible. El descaro de querer guiar a los demás y emitir consejos en panfletos o poesías. Claro, estamos en el tiempo de los poetas. Todo mundo quiere ser poeta y se siente poeta porque narra como se baja una puta gallina de un camión y luego es atropellada en la frontera. Esa palabrita de tan moda. Si podrán decir que estoy enojada, neurótica, esquizofrenica, envidiosa, o cualquier otra denotación al respecto.

Tener una función social en el mundo denota cierto funcionalismo espiritual del ser acontecido en la lewenswelth. Se tiene la responsabilidad de acceder al mundo de la vida con una iniciativa de fortaleza para que el espíritu alcance la plenitud de un modo libre y sin atadura alguna. La escritura es un arma revolucionaria. Se escribe para transgredir para abolir el situacionismo adverso que se coagula en los horizontes globales debido a la desigualdad y a las bajas pasiones del alma. Algo positivo.

Lo único que sé es que todas esas personitas entesitos mundanos encargados de las funciones del estado. Políticos. Tienen mal karma muy mal karma. Por langaros y raterillos. Pero bueno uno se cansa de leer los periódicos y ver siempre la misma situación. La realidad es que están desviados de su sendilla espiritual. La religión que profesan es chafa y realmente precaria. Así que puedo decir muy poco al respecto. Reencarnarán en un ser hediondo y virulento en un planeta donde se encuentra todo lo que aborrecen. Su castiguito como tanto ustedes lo profesan. Bueno pero por algo están en el mundo. No se les puede aborrecer, ni juzgar…. epoje forzada. Tatoamasi. Si yo soy tu. Esta fellito comprender eso de la totalidad y perdida del yo. Cualquier entesillo politicoide es de mi misma naturaleza espiritual. No. Tambien es como yo. Y si lo juzgo y denuncio me estoy haciendo dañito a mi. Otra vez, que feo.

Podrán decir que me ponga a hacer algo productivo. Que hable de política, de la situación del país, del mundo, de los grandes descubrimientos científicos, del ciberespacio…feminismo-femicidios. De los ismos. Y es aquí cuando me doy cuenta de cómo es casi imposible evitar ese sentimiento de Pessoa en tabaquería. Mira querido siguen los mismos discursitos valines en las universidades. Sólo que ahora algunos estudian filosofía o literatura odiando lo que significa el acto de investigar en si o encontrar alguna verdad o enajenarse un rato en las grandes obras de esas mentes magnificientes. Se llenan los banquitos y a nadie le importa el problema del Ser. Nos dicen que abandonemos el nihilismo. Pero no tenemos el suficiente ego para sentirnos rockstars urbanos y preferimos quedar en el anonimato. AJA! Continuará….

1 comment:

yadren said...

Mientras cruzaba la calle, un señor gritó decepcionado:
-Déjala que se vaya. Mensa!
Se refería a la Calfia, tijuanamente conocida como "calafia". Transporte público al cual después de lanzar una serie de señas y chiflidos, decidió arrancar sin él. Es decir, el chofer decidió... Comprendí porque al camión le decimos "burra".

Y así amiga. Tenemos un lenguaje animista, que no puede evadir la poesía ni el mito. A los contadores dejémoslos en sus oficios. Son pitagóricos y no lo saben: todo es numero y farsa. Ya no pensó el autor de El Principito.

Blog Archive