Friday, March 07, 2014

silenciosa

Un instinto fisiológico del cuerpo por sobrevivir a la saturación de lenguaje en los espacios virtuales, me hilvanó a la ineludible necesidad de viajar a otros tiempos donde el silencio ocupaba un lugar ceremonial. Me refiero, por ejemplo, en el taoísmo donde no se le veía o percibía  como un acto de servilismo hacia el sistema o como un mecanismo capaz de anular la propia voz y el pensamiento. Pareciese ser que el signo indicativo  señalado por Husserl, como un soliloquio interno e imaginario de cada individuo, está cobrando presencia en esta época donde en ocasiones despojarse de esas palabras que habitan en secreto sobre nuestra conciencia es una práctica de liberación o exorcismo momentáneo a través de las pantallas. 


Ando silenciosa,
Abajo
de tu espíritu.

Arriba también, 
y en todas partes. 

No comments:

Blog Archive