Friday, May 18, 2007

¿Qué extraña resulta mi reencarnación? Hoy tuve la necesidad de ver arrojada múltiples de mis imágenes de vida en el ordenador. Mi primera cara de niña vanidosa y mimada, hasta la mujer de veintiocho años que soy en este momento. Volví a sentir esa melancolía infantil que se infiltraba en mi mirada en la ausencia de padre. Hoy esa misma ausencia se repite bajo otras circunstancias. Y la cara no es igual. Todos los edipos de mi vida han cincelado mi rostro de una u otra manera. Note por ejemplo, como desde una simple pose infantil marginaba a hermana menor y se empezaban a formar mis primeras dotes de arrogancia. Esa arrogancia con la que he sobrevivido bastantes momentos y hundido al mismo tiempo. La vanidad de portar la bandera nacional en dos ocasiones. ¡Qué ridiculez! Sin embargo, cuan importante fué en ese instante.

Recuerdo exactamente el día de la decepción que me llevó a refugiarme en la filosofía.
También recuerdo toda la gloria que me ha extasiado hasta el borde de la misantropía y otro tipo de poses. Reencarnación extraña, muy extraña por cierto.

2 comments:

sINDROMEs said...

28, se dice fácil, pero se requiere de un gran esfuerzo.
Saludos flaka, espero que estes bien.
TQ MYMA

[eL tRakEr] said...

todos anadamos, creo, reencarnando, K. siguele a a la escritura

Blog Archive