Monday, July 23, 2007

Algunas veces sucede que te vuelves uno, en algunos raros momentos. Observas el océano, lo tremendamente salvaje que es y de repente, olvidas tu división, tu esquizofrenia, te relajas. O, caminando por los Himalayas, viendo la nieve virgen de las cumbres de los Himalayas, de repente te rodea una quietud y no es necesario que seas falso, porque no hay otro ser humano ante el cual ser falso. Te sientes en armonía. O, escuchando una hermosa música te haces uno. Siempre que en cualquier situación te vuelves uno, una paz, una felicidad, una bendición te rodea, surge en ti: te sientes pleno. No es necesario esperar estos momentos: estos momentos pueden convertirse en tu vida natural. Estos momentos extraordinarios pueden volverse momentos ordinarios. Este es todo el esfuerzo del Zen. Tú puedes vivir una vida extraordinaria dentro de una vida ordinaria: cortar la madera, preparar la leña, llevar el agua del pozo; puedes estar tremendamente en paz contigo mismo. Limpiar el piso, preparar la comida, lavar la ropa... Puedes estar perfectamente en paz, porque el tema en su totalidad tiene que ver con llevar a cabo tu acción de forma total, disfrutando, gozando con ello.


Osho Dang Dang Doko Dang Chapter 3



1 comment:

Radiobemba Addiction !!! said...

Totalmente de acuero con lo que dices cuando te conviertes en uno en esa accion creo que es cuando realmente te transformas y das el maximo y ojala pudiesemos tener esa capacidad de poder entregarnos y vivir plenamente sintener que buscar siempre las " grandes " cosas cuando nso damos cuenta que con que agachemos la mirada veremos el mundo maravilloso de las hormigas que trabajan dia y noche y entre mas las observemos mas grandes las podremos apreciar aunque sean asi.. pequeñitas..

un saludo y si quieres visitar mi blog , me daria mucho gusto.

Un saludo desde hermosillo sonora.

atte
Alberto Ruiz

Blog Archive