Tuesday, September 25, 2007

Imagino su fuerza en la oscuridad.

Un intento de asesinato corto, deplora

En mi cabello cuando los cuervos

Me niegan su amistad.

Soy un capricho turbio que se dilata

En la hora de los besos nunca dados,

En la posesión irresuelta de su presencia.

La fuerza, la oscuridad, otra vez:

Un niño cuervo ha llegado a brindarme

Palabras vacías, repletas de conjeturas

Absolutas.

Imagino su fuerza en la oscuridad.

Hay una huella violeta rondando

Unos labios… el asesino me absuelve

De la enfermedad pirrónica. La nada

Me conmueve en sus ángulos dispersos.

Le deseo exceso y cordura…capricho,

Niño cuervo.

No comments:

Blog Archive