Wednesday, January 15, 2014

Cero discípulos. Cero fans. RA RA RA

En ocasiones algunos humanos necesitan cosas para satisfacer sus vacíos. Y, esas ausencias, se vuelven legibles en sus cuerpos. Todo se puede descifrar. Existirá quién necesita hablar sobre la gran erudición que posee, porque quizá, necesita la alabanza y aplauso de esos otros actores que también necesitan alabar para subsistir. Ello no significa que es plausible y de humanos compartir e intercambiar conocimientos sin el afán de competir, es decir, se dialoga con el propósito de crecer, con el propósito de comprender. Sin embargo, lo que no creo loable es esa inseguridad casi narcisista de posicionarse en un altar para que los demás se empiecen a agachar y hagan reverencias.  Alguien que está en el conocimiento, no necesita eso. Alguien que está en el conocimiento, no necesita fans. Alguien que está en el conocimiento no es súbdito de nadie. Alguien que está en el conocimiento es sereno. Alguien que está en el conocimiento habita en una mirada niña. Alguien, alguien, que está en el conocimiento se sabe nada. Porque en efecto: En el Tao sé que vengo de la nada y voy a la nada.


No comments:

Blog Archive