Sunday, May 05, 2013



La claridad debajo de la cobija blanca; es tan solo la suposición algebraica de ese sueño teñido en 825 Hertz. Es tan solo esa luz crucificada en mi garganta; ahora que he decidido ser una niña nouminosa.

Ahora sé:

El espacio me nutre en todos los espacios
cuando alcanzo
la vibración
entera del multiverso.


Mis rodillas en cruz oval
Simulan
Córneas pirámides de visiones post.infinitas

Diferenzia póstuma de un libro abierto
Al resucitario.

Puede ser la dulzura hegeliana
Puede ser la dulzura kantiana
Puede ser:

“El hablar y enmudecer de los poetas”

Entonces, cuando mi piel abyecta acaricia la cobija blanca
Y me pierdo otra vez, abandono mi cuerpo, y me estaciono
En un  agujero negro de luciérnagas

Luego,

Musicalizo las migajas del planeta que nos contiene
Con el latido de mis lenguas:

yovoyyvengodetodoslosplanetasinpedirlepermisoanadie

Porque soy nadie
Porque rehúyo de la caridad como momento fashion y sus derivados
Porque me transmuto en la silbadora de misterios altruistas cuando
Soy Una en su espíritu.


Entonces:

Todo el tono del amor, de la vida y la luz. Aquì.

Todo el tono del amor, de la vida y la luz.

Lichtung in parvum


Entonces:

Las dilato en tres naves espaciales;

Con el único objetivo de lavar planetas
De parir espirales de plata,
y pulir el resucitario de los loquitos anclados en la 5 y 10


Volar, subir, AQUÎ.

OOOOOOOOOOOOOOOM
Es la cura
No ficcional de la que todos descendemos.

Curar. Aquí. Ahora. YA.




Luego entonces,
Al despertar en un porvenir tres siglos atrás, tres siglos adelante, sigo recordando esta cita textual:

“Un origen secundario no puede ser original ni secundario, de modo que no hay origen. Por consiguiente, como anunciábamos más arriba, resulta que no hay ni cosa, ni signo ni principio”

^(…)
Una K.



No comments:

Blog Archive