Wednesday, February 14, 2007

Disculpa la decadencia.

Hoy la cura se vuelve imprescindible. Las estacas que han acribillado la voluntad en su
más nimia presencia ha dejado de revelarme el abominable entusiasmo de la duda. La fe
vuelve a atosigarme en los discursos. Todos aconsejan esperanza. Galopa la certeza en la tangente de mis sueños. Me han regalado miles de tesoros acantonados con finas fieras del Leteo. La sucursal de la vuelta atrás aterriza en un calendario impreciso en donde la palabra tiempo no esboza significado alguno. No he inventado ninguna historia de amor; ni imprecisa ni con tonalidades de verdad. Escribiré un libro balín y moriré en paz.

No comments:

Blog Archive