Saturday, February 10, 2007

Ensayo sobre la incoherencia.


Conseguí el veneno; no dejé un solo rasgo de él.

Lo devoré todo, hasta el hartazgo.

El descenso fue lento, lo recuerdo.

Me carcomía lenta y placenteramente,

un amor maldito/bendito.

Respiraba sólo lo eterno.

Salí del desconcierto y comprendí el hastió

De la finalidad sin fin. Esa memoria y sus demonios.

Proseguí con el espíritu insumiso en aquello

Que es inagotable pero insuficiente.

Ya no es vida, es camino a seguir.

Lo comprendí todo. No tuve miedo, el peligro

Me seducía como una daga que ironiza el vientre

Sin todo. Y así, en la nada, volví a aniquilarte,

Hasta poseerte todo y blasfemarte en un punto.

En el mismo punto. Fué delicioso.

Sin embargo, te desvanecías, te extrañaba y te deseaba.

Te fuiste, me quede ahí. En ese mismo cuarto

Pasaban las horas y me embriagaba con tu recuerdo,

Me hundí en tus blasfemias. Renací en el fuego

Que dejo tu ser efímero y mi corazón estallo

En mil pedazos sólo para seguir amándote

Cada día más y cada minuto te odiaba más.

Y te deseaba tanto que decidí aniquilarte.

Descubrí que el objetivo era inerme para la

realidad, continué como la historia de la que no

hacen los hombres, sino la voluntad del sentimiento

que nunca descansa, perteneciente al transcurso

que sobrepasa el objetivo de la existencia y

lo remite al fundamento infundamentable.

Me atasque de los conceptos. Fue entonces cuando

Comprendí lo incomprensible. Y volví a poseerte.

La circunfranavegacion de la muerte se hizo latente.

Un tiempo ahistorico empezó a desmitificarme.

Tu nombre y el mió fueron los mismos.

La tentación… de existir trajo a un tercero, un intruso

El desconocido vino y te clavo la navaja del odio

Y me destruí hasta ver que renaciste en mi interior

Superfluo y humano, demasiado humano.

F.K.O.

No comments:

Blog Archive