Friday, July 08, 2011

copy.paste.


El sentimiento amoroso funge como fundamento de vida de lo humano. Algunos seres, caminan en su búsqueda, a través de la relación profunda, con otros seres. Se crean situaciones de convivencia en donde el espacio del amor se vuelve el ambiente místico por excelencia. 

En términos energéticos se puede decir que hay una alineación perfecta con la energía sagrada del cosmos. O para hablarlo sencillamente, el hombre y la mujer tienen sus chacras abiertos, es decir, no existe ningún bloqueo por parte del ego. Eres un niño juguetón, en plena inocencia, con los ojos brillosos; pues el estado de iluminación perpetúo que produce el amor no sabe de expectativas,  matrimonios, monogamias, compromisos, etc. 

Por esta razón, no se puede amar desde el pasado. El anclarse en relaciones de un espacio amoroso que ya no es compartido con el sujeto amado: No es amor. Es el ego demandante que no sabe amar sin que lo amen. Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece. Tiene caprichos, sufrimientos, busca saciar su descontento hacia la vida con ambientes inexistentes. Una persona que ama  la vida y se ama a sí misma no cae dentro de estas situaciones. 

Por eso, es importante estar alerta en que momento se vuelve uno esclavo de los recuerdos y las fantasías. Ya que el amor es un estado presente, pleno en el devenir heracliteano. Osho medita: “Y cuando ames a alguien, no empieces a exigir; si no desde el principio mismo estarás cerrando las puertas. No tengas ninguna expectativa. Si algo aparece en tu camino, siente gratitud. Si nada viene, no es necesario que venga, no lo necesitas, no puedes mantener esa expectativa”. 

Las personas que se dicen lastimadas por desencantos amorosos viven en una falsedad constante. Tienen miedo a entregarse, tienen miedo a ser descubiertos en la plenitud de un relámpago desnudo. Quieren amar y sentirse protegidos. No se lanzan al vació. Cuando estás vacío, hay amor. 

Así, todos esos espectáculos amorosos a los que nos condicionan los medios de comunicación son meras equivocaciones. Es importante tomar en cuenta como contaminan la atmósfera y sólo crean discordia y separación. También lo son todas esas canciones “amorosas” que hablan de sufrimientos, engaños y desengaños. Los trovadores y los poetas también mienten demasiado. Bien, lo sabía Pessoa. 

En fin, todas estas reflexiones son para poner de manifiesto que hay que amar constantemente todo el absoluto divino que hay a nuestro alrededor. Como meditación final Osho otra vez: El amor no es un negocio, así que deja de tratarlo como tal. Sino, malograrás tu vida, el amor y todo lo que hay de hermoso en ello, porque todo lo que es bello no es en absoluto negociable. El negocio es la cosa más fea del mundo, un mal necesario. Pero la existencia no sabe acerca de negocios. Los árboles florecen, no es un negocio; las estrellas brillan, no es un negocio y no tienes que pagar por ello y nadie te exige nada. Un pájaro viene y se posa en tu puerta, te canta una canción y no te pide un certificado o algo así. Ha cantado su canción y luego, muy contento se va volando, sin dejar huellas. Así es como el amor crece. Da y no esperes a ver cuánto puedes conseguir.

No comments:

Blog Archive