Wednesday, January 25, 2012

A veces, cuando entra la ansiedad de los viajes por el cuerpo, me acuerdo de Kant.  Immanuel nunca salió de Konigsberg  y creó (para mi gusto) uno de los sistemas de pensamiento lógico-occidental más ambiciosos y perfectos. Y  lo que no pudo explicar, también lo explicó a modo de  metáfora noumènica. Hacen falta unos cuantos cerebros de esos en la actualidad. Sigo sin comprender el  último flujo del tiempo.  Quizá seguimos en la representación, registro y codificación de pensamientos del siglo XIX. Quizá el tiempo actual no nos alcanza para identificar el tiempo actual. Vivimos en la repetición de ideologías ajenas al hoy, identidades mecanizadas bajo discursos de otros tiempos. A veces, alcanzamos el latido de las metáforas. A veces. Luego, intentamos parir aforismos y caemos presos de la argumentación. La música (parece ser) es la ruta que capta el rayo temporal más a tiempo que otros registros. Las gramáticas, deben pues, (deberían) redactar al revés; algunas de las recomendaciones deleuzianas de los 60. El grado cero de la escritura, sigue siendo un proyecto inacabado. Bienvenidos sean los futurólogos renacentistas en tiempos de Kant.

No comments:

Blog Archive