Thursday, April 26, 2012

Jugando con Merleau-Ponty



P e r c e p c i ò n

“El conocimiento se presenta como un sistema de sustituciones en donde una impresión anuncia otras impresiones sin nunca dar razón de ellas; en donde las palabras dejan esperar unas sensaciones como deja el ocaso esperar la noche. La significación de lo percibido no es más que una constelación de imágenes que empiezan a reaparecer sin razón alguna”

H o r i z o n t e

“El horizonte es, pues, lo que asegura la identidad del objeto en el curso
de la exploración, es el correlato del poder próximo que guarda mi mirada sobre los objetos que acaba de recorrer y que ya tiene sobre los nuevos detalles que va a descubrir”

C u e r p o

Nuestro cuerpo es el horizonte de nuestra percepción, “el centinela que asiste silenciosamente a mis palabras y mis actos”


Hipótesis de K.

P e r c e p c i ò n

Es irrumpir en la invisibilidad traspasando el límite gramatical. No hay materia-forma. Los (a) esquemas mentales no reconocen formas. Pulsan vibraciones, tonalidades. Identifican los phatos espaciales en una condición atemporal. Abren y rompen. Por lo tanto, no hay recuerdo. Conocer no es recordar. Conocer es palpitar sonoridades irracionales. Y dejarlas transitar en la noumenica infancia donde danzan. Libres. En habitad. Sin forzar una territorializaciòn-traducciòn conceptual.


H o r i z o n t e

No hay horizonte e imagen. Tampoco sentidos. Hay pliegues sin lenguaje. Nos implicamos en un enmudecimiento tipo horderliano. Sin interpretarlo desde la locura y la medicina psiquiátrica institucional. Al contrario, un “luminario” infinito aparece como revelación.

C u e r p o

El cuerpo. El cuerpo. Ese. Siempre lo han explicado mejor los chinos. No hay nada nuevo bajo el sol, a propósito de Hume.

No comments:

Blog Archive