Thursday, June 28, 2012

EVM

La última versión de la realidad me produce rareza. Una vez que uno llega al límite del conocimiento intelectual, aterrado por las falacias del lenguaje y los pesticidas gramaticales. Uno padece la insatisfacción por el conocimiento occidental. Luego, al finalizar esas fases de escepticismo, una gira hacia oriente; y afortunadamente, encuentra otras cosas. Sin embargo, esos discursos también se agotan. A lo que voy es que ya no hay marcha atrás, cuando uno descubre otras cosas. Hoy caí en la tentación de adquirir un libro de Vila Matas, y así lo hice. Debo confesar que  iba con la predisposición  y el prejuicio, -o quizá la intuición- de que este escritor, tampoco develaba otras puertas más allá de Borges o Lezama. 


Por otra parte, descubrí que es un excelente narrador, detallista, cosmopolita, y bastante instruido. Un creador muy de mundo, que  incorpora los lenguajes digitales actuales, y los juegos lingüísticos, espaciales, y psíquicos del hombre “actual”. También creo que hace buenas conexiones hacia la erudición y otros textos. Sin embargo, siento que padece una ausencia de lo visionario, y  lo místico. De ese poder ver más allá de los registros normales de una época. De esa imposibilidad que arriesga todo por descifrar otras escrituras, tal y como apostaba Bataille, por ejemplo. O ese otro guerrero que realizaba viajes astrales, para mantener viva la imaginación. Un imaginario, por supuesto, velado por la legalidad de los sentidos convencionales y normalizados de lo real-histórico. Esa imaginación en la que trascendía la vida entera de Borges, por ejemplo. En ese horizonte, percibo más riesgos y búsquedas en la escritura de Bellatin, quizá por sus visitas a la sabiduría mística, o  a ese placer de cincelar imágenes minimalistas, escépticas, bellas. Vaya, se nota que la escritura no queda solamente en el momento de crear la obra, sino que esa búsqueda va encarnada en el cuerpo entero del escritor, y es un compromiso fuerte por adivinar otros imaginarios, otras dimensiones, otras vacuidades. En fin, sigo en la búsqueda de un escritor vidente, un escritor mago, y un escritor brujo: alquimista de hazañas invisibles. 

No comments:

Blog Archive