Tuesday, June 04, 2013

a l u m n o s.



El fin de semestre me pone medio triste y alegre al mismo tiempo. Muchos alumnos, muchas reflexiones, muchas conclusiones. Los alumnos de Filosofía piensan más rápido que yo y eso me pone feliz: Filosofía de la mente, La Soledad en Heidegger, La Fantasía en Lacan, Lo Uno y lo Múltiple en Zenón. Fue demasiado conocimiento para mi cerebro, pero en ocasiones mi espíritu llegaba tan lucido y abierto que lo absorbía todo de una sola inhalación. Es fundamental para el multiverso que aún exista gente como mis alumnos. Definitivamente, en ciertos instantes sentía como aterrizaba en el planeta que realmente me pertenece, en el planeta del Ser. Aquí no se habla de lo emprendedor, o de la evaluación, o de lo chic, y demás arbitrariedades al respecto. Aquí se piensa lo esencial todo el tiempo. Aquí se arriesga la opinión capitalista del “morir de hambre” por una carrera sin futuro. Aquí somos gente real, gente que vive para pensar y que, simplemente va a la universidad a buscar su propio camino: El camino de la Filosofía.

Uno de los alumnos, parecía que vivía en el tiempo de los presocráticos, pensamos sobre su preocupación sobre lo inamovible y lo eterno, sobre su escritura tipo de siglo XIX y sobre la posibilidad de comprender esa unicidad afuera del lenguaje. Otro, inventó un concepto extraño, y en ocasiones, ejemplifico mediante metáforas y le di permiso.

Al final de todo, un alumno se acercó a darme las gracias por las múltiples reflexiones que divagamos sobre el tiempo, sobre mis ejemplos de caminar atravesando todo sin categorías y sobre esa necesidad ineludible de ejemplificar a través de la literatura. Lezama Lima, fue el nombre final.

No comments:

Blog Archive