Friday, June 28, 2013

Cuerpo limpiecito.





La cuestión más importante y esencial de nuestra existencia lo constituye un día feliz. Un día feliz sin estar anclado a ninguna química artificial en el cuerpo para alcanzar a sobrevivir. A veces, estamos en el tiempo de lo “dopado” para medio vivir. No respiramos, no contemplamos, no tenemos fe. Sin embargo, anhelamos “estar bien”, “tener bien”. Y, en esa búsqueda absurda de obtener el sortilegio artificial en cualquiera de sus coyunturas, nos bloqueamos el cuerpo. La luz no nos alcanza a atravesar. Vino, tabaco, cafeína, vanidad, y cosas raras. Sustancias de la sociedad ultra-industrial. ¿Dónde habita la sobriedad’ ¿Dónde existe la libertad?

Oh sí, me gusta el dinerito, pero quiero tener mi cuerpo limpiecito.

No comments:

Blog Archive