Sunday, June 16, 2013

libritos



Hay tiempos de leer libros y hay tiempos de leer el mundo. Dentro de mi vivencia personal, hay momentos en los que he llegado a un hartazgo y saturación que decido tomar distancia y regalarlos.  Porque me están explicando el mundo con sus categorías, con sus experiencias, con eso. Al cabo de días, transcurro en un nihilismo afirmativo y regreso a explicaciones metafísicas o de naturaleza subatómica; tal vez, caminé muy temprano por todo esto. Tal vez. Pienso. Después vuelvo a recuperar el delirio por querer saberlo todo y me detengo. Sin embargo, hay mentes a las que siempre regreso una y otra vez: Kant, Borges, Reyes, Heidegger, Bohm, Lao Tse. Los exploro otro rato y a los días los abandono. Me volteo de cabeza, irrigo mi cerebro con mucha sangre, y empiezo a devorar lo invisible por mi tercer ojo. En ocasiones, he tratado de vivir un día en absoluto silencio, pero luego, la tentación del pseudoconocimiento intelectual me avasalla nuevamente y caigo en la ya trivial trampa del lenguaje. Recuerdo a Leibnitz y a Hume,  recupero el entusiasmo. Saco la Baraja Española, sacudo mi espíritu, limpio cada meridiano de mi cuerpo. Y. Empiezo a mirar otra vez. Soy una adicta a los conceptos de ocasión. Soy una adicta a lo invisible en lo post. Infinito.

Querida, queridos, que no los engañe el camino de los libros.

No comments:

Blog Archive