Tuesday, June 18, 2013

Entrada sin tìtulo.








Mi lectura de Hayden White se implicò por las manzanas futuras con yogurht que como en este momento. No obstante, hace rato leí, interpreté, transcribí. Y estas manzanas ya existían. Es decir, venían viajando en ondas retardadas hacia el momento exacto en el que yo asimilaba el concepto “mediación lingüística”, y me ayudaban a configurar la tropológica perfecta que tanto anhelaba. Si, la historia tiene un componente ficcional. Sì, la historia se niega a parecer literatura. Sì, sì, sì. ¿Seràn las manzanas con yogurth o Lawrence fifteen minutes with you, lo que acabò con mi deconstrucciòn? Y si a lo anterior le agregamos el aroma  sangre de dragón, mis velitas blancas y la luna gigante que viene en camino este verano de Junio. 

¿Mi hermenéutica transmigrará en alquimia pura?

Oh querido Hayden White esta tarde me ayudaste a digerir un párrafo, pero hace siete años aproximadamente, tuve problemas contigo. Tú filosofía de la historia, permeada por la filosofía de la historia de Hegel, fue un desastre para mí. La arrogancia del profesor en turno, no propició las condiciones adecuadas para comprender el romance, la comedia, la tragedia, la sátira. Pero yo sé que este momento a las 5:45 pm de este 17 de Junio ya existía, y terminaría por provocar una reconciliación hacia tú pensamiento. Ahora puedo decir, que prefigurar el campo, es decir, constituirlo como un objeto de percepción mental es algo plausible dentro de los parámetros de explicación normal.

Por eso, yo sé que la carrosa de sueños estrafalarios, gira en sentido contrario a la respiración de mis vertebras.

Y.

Soñarás conmigo esta noche.

No comments:

Blog Archive