Tuesday, May 15, 2012

Etnografía del Dandy 1-0



Todo o nada. Es mi frase favorita del Dandy del Sur. Existen demasiadas letras en el techo, las cuales, lento a lento, llenaron mi imaginación. El gato presumido que se pasea por todo el bar, la verdad, no me ha caído nada bien. No me llevo bien con los gatos. Las mesitas redondas y los churritos con chile. Son lo mejor. Los baños, en realidad, no me gustan. Me siento observada. Anclar una cosmogonía metafísica a este lugar. Suena arriesgado. Pero no imposible. ¿Qué pasa si un día la rockola empieza a girar? Me jalan la atención, las pláticas, las miles de conversaciones que se quedan atoradas en la garganta del lugar. El espacio preñado de historias luminiscentes-oscuras. Historias amorosas actuales, o fantasmagóricas del pasado. Los miles de instantes orgásmicos que han respirado entre una succión y otra, entre una transgresión y otra. Pero, ¿Y qué yace tres kilómetros abajo del Dandy del Sur?

Arqueología del Dandy del Sur Futurista:  Una conversación sobre la infancia alquimista llegó  hasta la  mesa de aquí,  ha de ser por culpa de esa señora veracruzana, que se embriagó hasta las cuatro once de la mañana contando sus experiencias con el nagual, en un vórtice bien extraño que a nadie le interesa por acá.

[continuarà]


1 comment:

Miriam García said...

Oiga, oiga, Insomne. No hay como escribir a deshoras.

Abrazo.
M.

Blog Archive