Tuesday, May 29, 2012

No Lacan. No Freud.


Me parece extraño ver cómo es que para pensar, se sigue recurriendo a estos señores. Para pensar la psique, para pensar la vivencia humana. Para pseudo-pensar. Alguien que intenta pensar, al menos tiene que tener en claro las trampas de los esquemas mentales y las categorías. Las imágenes de Freud y Lacan, son institucionales y normales, cualquier "sujeto" que entre dentro del discurso del psicoanalista, no puede mirar la realidad psíquica sin mirarla con el filtro de éstos humanos, que en realidad ya más que humanos, parecen Dioses. Cuando me encuentro con un fan de estos teóricos, ya sè que no puede ver, ni mucho menos pensar, más allá de los mismos conceptos. Son presas de un pensamiento tridimensional, y el plano onírico lo conocen muy poco. En tiempos en los que he trabajado con estudiantes de psicología, y los veo terriblemente mal, siento la angustia de que sus manuales no los sacaran de su terror momentáneo, ni cuando terminen la carrera, ni quién sabe cuándo. 

Una solución viable, para la locura humana, es la medicina homeópata y la medicina china. No entiendo la obsesión por escarbar, por etiquetar, por hacerle creer a la gente, que su proceso es largo largo largo... 

Ser feliz es algo sencillo, no necesitamos encasillarnos en esta esquizofrenia conceptual y sistemática que los psicoanalistas nos ha querido vender. 

Sea feliz y ya.
Y no le ponga un altar a Freud.

1 comment:

Miriam García said...

jajaja lo mismo concluí este fin de semana. y pensé en el tiempo y en la muerte, en nuestro miedo a la muerte. en ese afán por conservarnos, los mismos. olvidamos que la naturaleza de la vida es el cambio y la muerte. los procesos largos largos me parece que se derivan de la expropiación o el olvido de los aprendizajes premodernos donde la muerte implicaba renacer.

te abrazo Karla, mencanto la cita de Foucault.

Blog Archive