Monday, May 21, 2012

La pereza por lo "real".

La realidad primera y contextual, me interesa muy poco. Me parece obvia, codificable, interpretable y con poca pretensión reflexiva. Pocas veces, me interesa lo real, como un proyecto de primer orden. Por eso, huyo de cualquier interpretación objetivista o positivista. Mis propósitos –la mayoría del tiempo-, desean todo lo que yace atrás, escondido, a histórico e incognoscible. Lo real no me produce placer. Me produce placer, lo que no puedo ver, escuchar, tocar, en un primer plano. Me interesan las multi perspectivas, las rotaciones vibracionales que requieren un esfuerzo ultra-sensorial. O como pensaba Bergson,  el uso de la intuición y  expansión de los sentidos. Todo lo que se devela en la primer mirada, o en el primer sonido, me parece trivial y fácil. Por eso, mi amor por los escritores de la invisibilidad, aquellos que, por supuesto, no quiero nombrar. Lo que aparece como ser a la mano (Heidegger) no me asombra. Me asombra, precisamente, recuperar y vibrar en la frecuencia por el Ser. Percibir los humores del espacio, percibir los campos electromagnéticos que guardan como memoria silenciosa, la cosmogonía corporal de los seres que los transitaron. Rastrear identidades espaciales de un punto a otro punto, respirar las temporalidades de un ciclo a otro y, generar una etnografía del phatos espacial, que incluya las geografías simbólicas como una posibilidad para no habitar en la ideología de lo real.




No comments:

Blog Archive