Wednesday, May 23, 2012

Hipótesis del atardecer, Mayo 22, luna delgadita


Los pensamientos sobre genealogía del espacio impactaron mis fibras corporales. Una a una, las capas de mi carne, dilataron movilizaciones íntimas sin objetivo alguno. El paseo bibliotecario, que dancé a las cinco cuarenta y cinco de la tarde, tenía la finalidad de encontrar un libro de Bruner: realidad y mundos posibles, sin embargo: no lo encontré. Mis piernas deletrearon las numeraciones en los estantes, y nada. Mis ojos buscaban el color de ese libro, consultado meses atrás y nada. Al microsegundo: me cansé. Es decir, lo solté sin ambición ninguna. Acto que develó y musicalizó  la concreción de la hipótesis anterior, exhibida en Twitter  cuyo título deambula en la  genealogía del espacio. Así, se hizo latente la trayectoria azarosa en mis campos electromagnéticos y cual hipótesis de Scheldrake me encajé en un espacio contenido por dos maravillosos autores: Gastón Bachelard y Marc Augé.Y bien: ¿Qué tenía que ver esta aparición con mi búsqueda de Bruner? Una respuesta positivista, podría enunciar que no hay linealidad entre estos eventos, una respuesta compleja o  sistémica -marcada por la huella  del principio de sincronicidad vía Kemmerer y Pauli- encontraría la explicación temporal más adecuada al evento. Explicación que desconozco en términos de simbolismo concreto por el abismo temporal que nos separa. La tierra y las ensoñaciones del reposo y las formas del olvido. Eran el post evento que estaba sucediendo al momento de pensar la hipótesis: genealogía del espacio. Las ideas de Bohm, sobre las ondas retardadas y el futuro que nos supera en presente, pero que deviene al revés para dar forma a la imagen que configura el presente, es la vibración que se coaguló latente en la fisiología del evento. En cierto modo, los conceptos que entraron a mi cuerpo no se desvanecieron, fueron ellos los que me llevaron a la sucesión temporal de las hipótesis que estaba formando. La no prueba de ello radica, en mis ideas anteriores sobre el phatos de los espacios, ideas que a su vez, fueron reforzadas por esa voluntad de mirar el interior de las cosas señalada por Bachelard: “Hace de la visión una violencia; halla la fractura, la grieta, el intersticio mediante el cual se puede violar el secreto de las cosas ocultas”. Esto encaja en retardo con mis pensamientos develados, justo antes del atardecer: “El espacio es captado meramente en su forma material, y pocas veces penetramos en su esencia íntima, secreta, esto es, en su movilidad invisible”. Finalmente, voy a decir que Augè también tiene sentido aquí, pues al pensar en la estructura pre-narrativa se revela cierta parte que enuncia la elaboración de un relato que  “imita” lo real. Esto significa, conferir forma temporal, diacrónica y dramática a la propia realidad. Así, no es de extrañarnos que el término ficción siga siendo molesto y poco viable para pensar.

[Continuará]

Duración del texto: 10:003-10:16 am

No comments:

Blog Archive