Tuesday, May 22, 2012

La genealogía del espacio.

La genealogía del espacio habitada por una mente silenciosa,  anclada en tiempo presente, y en vida meditativa instante a instante; se contiene y pliega ligera automáticamente. Los espacios se moldean por las vibraciones mentales de los sujetos que los habitan, es decir,  cada pensamiento en si, lleva impregnado una tonalidad discreta que se hace latente en los listones invisibles que tejen los espacios. Y si además, tomamos en cuenta que cada espacio se modifica al instalar cuerpos y objetos de distintas generalidades rítmicas, es preciso asumir que, serán modificables de nota temporal a nota temporal. Por ello, comprender y conocer la tónica de los espacios requiere de una agudeza corporal serena y lucida, capaz de detectar lo que corresponde al espacio en si, y lo que el espacio significa una vez que uno interactúa con ello. Coincido con Schrödinger en la cuestión de los espacios intervenidos y en la posibilidad de estar en varias dimensiones al mismo tiempo. Sin embargo, desde mi punto de vista, el físico olvida que las explicaciones cuánticas tienen cierta coincidencia con la geometría sagrada de los espacios. En este sentido, es necesario pues, buscar un balance entre las trans-explicaciones cuánticas y las meditaciones sagradas y mitológicas. En pocas palabras: Un balance entre el pensamiento post-positivista y el pensamiento mitológico. De esta forma, se pueden crear conocimientos más acordes al tiempo actual desde el que pensamos, tiempo que, la mayoría de las veces es pensado desde otro tiempo, precisamente por anclajes en explicaciones normales en términos de Khun, o en explicaciones estructurales en términos de Lakatos. Por último, pienso que la raíz de toda esta separación entre lo claro y oscuro proviene del gran olvido presocrático. Olvido que sigue permeando la mayoría de los esquemas mentales, pues aunque Freud haya intentado superarlo mediante el psicoanálisis, éste al tratarlo de comprender, cae presa de una traducción forzada vía el aristotelismo. Quizá el esfuerzo de Jung,  es un esfuerzo cognitivo que trata de mediar lo irracional con lo racional sin  castrarlo, al poner de manifiesto la sincronicidad en el plano onírico. 

[continuará]

No comments:

Blog Archive