Tuesday, April 16, 2013

La viajera querubìnica.







Una clase de Filosofía partiendo de la conciencia trascendental en Husserl, tan solo para derribar la artificiosidad del significado. Tan solo para acoplar –al menos de manera celosa- esa estrechez gramatical que nos contrae. Luego, recurrir a  lo trascendental en Kant para llegar al  pensar no es juzgar, pensar no es categorizar. Pensar es salir a pasear. “El alma es un cristal y la divinidad su brillo”. Al segundo, epojè no encuentra lenguaje alguno para salir del texto. Entonces, recurrir a Angelus Silesius e invocar a Pessoa esotérico. No constituye locura alguna, en estos días de Abril a las seis de la tarde.

No comments:

Blog Archive