Tuesday, November 06, 2012

Cien pesos en la bolsa.


Hace trece años llegué a Tijuana con cien pesos en la bolsa, y nunca me ha hecho falta nada gracias al multiverso. La licenciatura la pagué de mi bolsillo, pues  trabajaba en múltiples cosas:  diseñaba camisetas, vendía páginas web, vendía en el sobrerruedas, etc. Ese espíritu comerciante heredado de  mi abuelo, me ayudó a sobrevivir. Siempre tuve coche y un poco de dinero extra para pagar mis cervezas y las de mis amigos. Luego,  me fui a Europa a los veintidós años sin el dinero de “papi”. A lo que voy, es que una de las cosas que me han impulsado a seguir adelante, es tener fe, y no andar de quejumbrosa. Lamento que a ciertos individuos les moleste la felicidad. Mientras tenga vida y salud, seguiré trabajando en mil cosas, mientras el multiverso lo permita. Soy un ser bendecido, y agradezco todo lo que me ha pasado en esta existencia. Afirmo: venga todo otra vez, a propósito de Nietzsche. 

No comments:

Blog Archive