Friday, January 04, 2013


Esto no es algo nuevo, pero es necesario. 


Repensar tiempo, espacio y percepción, es una necesidad inherente al espíritu de esta época, si tomamos  en cuenta por ejemplo los datos científicos sobre el cambio de rotación del eje de la tierra. Si el cronómetro se ha reducido en términos de magnitud, en consecuencia los datos sensibles de nuestra experiencia obviamente han sufrido una re-acomodación. Esto me lleva a pensar que  quizá estamos en la percepción errada de acceder a una *realidad* que nos sobrepasa en varios momentos y nuestra conciencia ni siquiera se ha percatado de ello. Es decir, usamos una cuadratura de principios de siglo XX *en términos lineales* para conocer-interpretar una cuadratura del siglo XXI a la que ni siquiera hemos alcanzado en vibración. Dibujamos el mundo con palabras obsoletas que ya no lo alcanzan a geométrizar en su estadío actual. Pues como piensa Bachelard: Tornar geométrica la representación, vale decir dibujar los fenómenos y ordenar en serie los acontecimientos de una experiencia, he ahí la primera tarea en la que se funda el espíritu científico. De aquí que, cuando creemos conocer desde nuestra temporalidad actual existe ya una gran disonancia espacio-temporal *multi* que no tomamos en cuenta, porque aún somos incapaces de nombrar el tiempo *actual* en el que habitamos. Habitamos y conocemos como si viviéramos en el siglo XX. Pues como diría Bergson: Es más fácil adecuarse a explicaciones que nos resulten útiles y que no perturben ni contradigan en lo absoluto todo nuestro aparato conceptual *normal*. Si para Bachelard el nuevo espíritu científico se inserta en la Relatividad einsteiniana, y nosotros seguimos pensando y creyendo que esa actualidad es lo más adelantado a nuestra época, simplemente no estamos pensando como bien lo señaló Heidegger a principios del siglo pasado. Hay muchos problemas epistemológicos que pasamos por alto para seguir maquilando saber científico, pues si realmente tuviésemos la calma y el valor para meditar sobre ellos como un hombre que genuinamente busca el conocimiento quizá no publicaríamos nada dentro de los parámetros de la investigación normal. Pensar un poco más requiere tomar el riesgo de la ausencia de fundamentos, como bien lo señalaba Hegel, o en su caso, tener la voluntad de mutar en nuevas gramáticas irreconocibles para la época que nos atañe. Entonces, uno de los grandes problemas que tenemos es precisamente encontrar el tiempo en el que estamos, y ello no vale únicamente para la ciencias, sino para el resto de las disciplinas artísticas.

No comments:

Blog Archive