Thursday, January 31, 2013

time


Notas sobre el tiempo 1

Conocer el pasado de manera objetiva es una imposibilidad. Imaginar el pasado es algo más plausible. Pienso, sobretodo, en la reconstrucción imaginaria de lo ya acontecido con parámetros temporales de un tiempo que ya no existe y al que sólo se accede con otros parámetros temporales. Esto es,  no son empáticos y no hay congruencia temporal. Además, la energía de las épocas es fugaz y en ocasiones, ni siquiera, el actor que pertenece a esa época la alcanza a percibir. El multi-tiempo está oscilando constantemente y aunque viajemos en el tiempo tratando de interpretar tiempos muertos con los recursos contextuales que tenemos a la mano, llegar a ello es casi una utopía, pues al imaginar otros tiempos estamos haciendo literatura, pero nunca podremos estar en ese tiempo. Sin embargo, creo que existe un phatos esencial por cada época vivida de la humanidad, a la que podemos acercarnos un poco más, percibiendo la energía creativa de esos momentos, y aquí, el arte es una buena opción. Un tiempo con arte muerto es un tiempo de sensibilidades muertas, atmósferas de cuerpos inertes o poco alerta a las energías cósmicas esenciales.

Notas sobre el tiempo 2

En el tiempo del sonido de phanta du prince sólo habitan ciertos sujetos con ciertas características perceptuales que encajan a la perfección en esa vibración.  Ello no es otra cosa que la traducción de la percepción sublime que el sujeto en turno ha alcanzado. Por eso, el tiempo personal de cada individuo es importante, no creo que sea el gusto, es más bien, todo el arsenal de vivencias y búsquedas que van esculpiendo al cuerpo del oyente en cierta sintonía, y entonces es capaz o no capaz de ser empático a la frecuencia. Aquí lo extraño, sería marcar el tiempo de las mayorías a través de su relación con el sonido; alguien que no es capaz de percibir lo artístico en la música, definitivamente se encuentra en un estadio cognitivo no apto, esto es, no hay receptáculo capaz de comprensión intima de lo que se quiere mostrar más allá de lo habitual. Esa apertura hacia otros canales está bloqueada porque no ha  llegado a experimentar el estadío estético necesario para sublimarse. Entonces, ese oír está enmarcado en una cuadratura de baja complejidad, donde la frecuencia del sujeto en turno no ha tenido la oportunidad de aventurarse a otras formas de sensibilidad. Y eso, no es una cuestión de maniqueísmo o clasismo, es simplemente, el tiempo individual del sujeto que no ha subido sus niveles de vibración, por el andamiaje sonoro que ha transitado, regularmente de las instituciones legitimadoras del sonido.  


Nota 3

Cada composición musical es la extensión de la temporalidad individual del músico. 



seguirá... 


No comments:

Blog Archive