Wednesday, January 02, 2013


Postgrados en el extranjero.

Qué maravilla que salgan del país a estudiar sus maestrías y doctorados en alguna universidad extranjera. No niego que la experiencia de intercambio cultural, vivir en otro contexto, y practicar el idioma en curso, resulten de gran valía para el desarrollo de cualquier individuo cognoscente. No obstante, lo no maravilloso me remite a que regresan citando a los mismos teóricos. Para seguir leyendo a Bordieu, mejor lo leo aquí modestamente en mi rancho. Para armar una tesis entera parafraseando a Bordieu, pues ni hablar. Toda esta rimbombancia de estudiar postgrados en el extranjero no es otra cosa que la inevitable repetición del efecto espejito al que tanto aludía Fuentes, o en su caso, Octavio Paz. Y esa práctica cultural es la misma que se reproduce por ejemplo, en los que emigran a una ciudad estrella, con la mira de alcanzar el éxtasis divino, y al regresar tienen un círculo de fans sedientos de escuchar las maravillas de esas tierras lejanas.  Lo curioso, entonces, es que luego los doctorantes en el extranjero, regresan a nuestras universidades tercer mundistas y se encuentran con coordinadores embriagados con el efecto espejito y los contratan pensando que traen el conocimiento non plus ultra del planeta, y pues no, regresan citando a los mismos que estamos leyendo aquí.  Con esto no quiero negar que existan individuos brillantes, y que en el intercambio espacial se aprendan otras cosas, sólo quiero manifestar la sobrevaloración al respecto y que, además, Occidente está infiltrado en todo. Y claro: citar a un teórico con apellido extranjero siempre sonará más profundo que citar a alguien con apellido de plebeyo. Así las cosas. 

No comments:

Blog Archive