Thursday, January 03, 2013

Facebook ha muerto.


Facebook está a punto de morir. Al inicio, el asombro y furor implantado en los usuarios por ese mini-momento de celebridad en la pantalla, fue suficiente para crear una generación de estrellas instantáneas. La afirmación de las identidades, contraculturas, y estéticas en turno, eran las carátulas discursivas que adornaban el espacio virtual. Al transcurrir el tiempo, los discursos, frases o pensamiento de los usuarios, dejaron de sorprendernos. Con un poco de atención, y mínimos conocimientos de psicología, ya sabríamos que postearía quién o qué no postearía cuál. Los estados emocionales y cognitivos de los múltiples personajes se volvieron predecibles. El miedo a priori de ser etiquetado en un lugar o una imagen no grata dejó de ser un sentimiento digno de atención. Todo mundo salía en todas partes y eso ya no era algo nuevo. A futuro, creo que, las nuevas preguntas que han implantado los programadores del sistema no serán suficientes para mantenernos en ese lugar. Es necesario, pues, un renacimiento digital, que paradójicamente nos traslade al asombro artificial de los primeros días de facebook.

No comments:

Blog Archive