Friday, January 11, 2013


Hay líneas mentales que a veces no podemos domesticar. En mi experiencia personal, los tiempos en los que estoy anclada al absoluto multiverso –o sea, estoy enamorada- son los tiempos en que mis frecuencias e imágenes mentales son afirmativas y estables. La música de mis órganos se balancea en la inocencia del devenir sin ninguna categoría o juicio social y baila solamente arriba de las nubes. Es  mi lapsus favorito, y supongo que de otros humanos también. Quisiera estar en esa armonía preestablecida sin tener que depender de un sujeto amoroso. Sé que con una ascesis adecuada se logran producir estas sustancias en el cuerpo. No obstante, en ocasiones me seduce la tragedia, y luego, es sumamente chistoso todo el andamiaje de recursos vivenciales que tengo que seducir para entrar de nuevo a la comedia. Tragedia, comedia, tragedia. Comedia, risa y seducción. Sí, soy una canción.

No comments:

Blog Archive